ESPAÑA.- Las elecciones que se celebran este domingo en las regiones españolas de Andalucía y Asturias y que determinarán si el Partido Popular extiende aún más su dominio en el conjunto de España están registrando bajos niveles de participación.

Según los datos oficiales facilitados, el índice de participación en Andalucía a primeras horas de la tarde de hoy era del 29,03 por ciento, diez puntos por debajo del registrado en las anteriores elecciones de 2008, que fue del 39,08 por ciento a la misma hora.

En Asturias, el 26,62 por ciento de los electores había votado a las 14:00 horas, unos ocho puntos menos que en las elecciones del 22 de mayo de 2011, cuando a esa hora había votado el 34,99 por ciento.

Casi seis millones y medio de andaluces y cerca de un millón de asturianos estaban convocados a las urnas hoy para elegir sus respectivos parlamentos regionales.

El cambio de hora al horario de verano, que hizo que se adelantaran los relojes esta madrugada en toda España ha podido incidir algo en la baja participación, según han apuntado algunos responsables electorales.

En Andalucía, la única región española -junto con el País Vasco- donde sigue gobernando el Partido Socialista (PSOE), las encuestas predicen una derrota de esta formación y una victoria del conservador Partido Popular (PP), que gobierna en el Ejecutivo central y en la mayoría de las comunidades autónomas.

El actual presidente de la Junta (gobierno regional) de Andalucía, José Antonio Griñán, opta a la reelección, pero las encuestas dan como ganador a su principal oponente, Javier Arenas, líder del PP en la región y antiguo ministro durante el mandato del conservador José María Aznar.

Tras treinta años ininterrumpidos de Gobierno socialista, el PSOE parece abocado a perder su último gran feudo, desgastado por una tasa de desempleo del 31,23 por ciento en Andalucía -superior a la ya altísima media nacional del 23 por ciento- y por un escándalo de corrupción que afecta a ex miembros del gobierno socialista regional.

Al depositar su voto en la urna, el candidato socialista pidió a los andaluces que acudan masivamente a votar en unas elecciones que calificó de "transcendentes" y de las que espera que salga un gobierno "estable" para los próximos años.

El aspirante del PP, por su parte, dijo tener la sensación de que los andaluces acuden a unas elecciones "cruciales" y reclamó que haya una gran participación para que las urnas "se llenen de ilusión y de esperanza de cara el futuro".

En el norte de España, Asturias celebra, tras una legislatura de poco más de diez meses de duración, las primeras elecciones autonómicas anticipadas de su historia democrática.

Todo indica que la nueva cita electoral no despejará los problemas de gobernabilidad que provocaron el adelanto, ya que las encuestas indican la probabilidad de que ningún partido obtenga la mayoría suficiente para gobernar en solitario