RÍO DE JANEIRO, Brasil.- El documento aprobado este martes por los delegados de los 193 países que participan en la Río+20 y que será presentado mañana a los mandatarios será capaz de generar un cambio global positivo, según el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"Consideramos que el texto incluye numerosas acciones", afirma un mensaje de Ban leído en el Riocentro, el centro de convenciones de Río de Janeiro en el que se celebra la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

El secretario general de la ONU calificó el contenido del documento como muy positivo pese a que algunos grupos negociadores lo consideran como poco ambicioso y las organizaciones no gubernamentales lo tildan de un "fracaso".

"Si esas acciones (aprobadas) son implementadas, y si las medidas de seguimiento son cumplidas, el documento provocará una tremenda diferencia en la generación de un cambio global positivo", asegura Ban.

El secretario general de la ONU considera que el texto es fruto de intensas y prolongadas negociaciones y contiene compromisos claros.

"Como en todas las negociaciones, algunos países considerarán que el texto podría ser más ambicioso y otros que sus propuestas podrían estar mejor reflejadas. Pero tenemos que ser claros: en negociaciones multilaterales es necesario dar y recibir", aseguró.

"Este es el único camino a ser seguido si queremos aprovechar las medidas necesarias para avanzar en conjunto en un camino de desarrollo sostenible. Personalmente, estoy muy satisfecho de que las delegaciones se hubieran unido para garantizar el éxito de la Conferencia y del futuro que queremos", concluyó.

Con el visto bueno final de todas las delegaciones, el documento, denominado "El futuro que queremos", quedó listo para ser presentado a los cerca de cien Jefes de Estado o de Gobierno que desde mañana y hasta el viernes participarán en la Cumbre de la Río+20.

El texto acordado, que cuenta con 283 párrafos distribuidos en 6 capítulos y 49 páginas, tiene como base la propuesta brasileña, que redujo significativamente el número de párrafos del original que venía siendo negociado en Nueva York (200 páginas) y eliminó las partes que generaban más discrepancias.

Sin embargo, las ONG criticaron duramente el texto aprobado.

"Río+20 se transformó en un fracaso épico. La Conferencia falló en términos de equidad, de ecología y de economía", afirmó el director de políticas públicas de Greenpeace, Daniel Mittler.

Para el WWF, el documento está "lejos de ser satisfactorio desde cualquier punto de vista"

"Esta cumbre podría haber terminado antes de comenzar. Los líderes mundiales que llegan esta noche deben empezar de nuevo. Casi mil millones de personas que padecen hambre se merecen algo mejor", alegó por su parte la organización Oxfam.