En Bruselas se esperan temperaturas máximas de 31 grados centígrados este viernes y de 34 grados el sábado.

Bruselas.- Bélgica atraviesa este fin de semana una ola de calor que pone fin a los últimos días de la primavera con provincias en alerta naranja y temperaturas máximas de hasta 35 grados centígrados.

El Real Instituto Meteorológico de Bélgica (IRM, por sus siglas en francés) prevé que las temperaturas se intensifiquen a lo largo de los próximos días hasta registrar niveles extremos en las provincias orientales de Lieja, Limburgo y Luxemburgo (Bélgica).

En algunas localidades de estas zonas, en código naranja a partir del sábado, los termómetros podrían alcanzar -e incluso superar- los 35 grados centígrados, según el instituto.

En Bruselas se esperan temperaturas máximas de 31 grados centígrados este viernes y de 34 grados el sábado.

Desde Francia llegarán corrientes particularmente calientes que, según el IRM, dejarán en alerta amarilla el oeste y el centro del país -excepto la costa-, con temperaturas máximas superiores a 32 grados centígrados en algunas ciudades.

En la provincia de Luxemburgo, la alerta por ola de calor ya está en vigor desde este viernes y está previsto que se extienda durante varios días, con picos de calor de 30 grados centígrados -35 grados el sábado- en la ciudad de Virton.

Durante las olas de calor, en especial en las regiones en código naranja, el IRM recomienda beber agua regularmente, vestirse con ropa ligera, pasar el día en lugares frescos y cerrar puertas y ventanas para evitar el calor exterior.