El discurso sirvió a Biden para enumerar las diferentes acciones que ha tomado el Gobierno federal y, además, reveló que se han estado usando "nuevas herramientas" para acelerar el proceso de recuperación.

WASHINGTON.- El presidente de EE.UU., Joe Biden, prometió este jueves que seguirá ayudando a todos los afectados por el huracán Ida, que ha provocado fuertes inundaciones en Misisipi y Luisiana y que azotó en las últimas horas los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania.

"Mi mensaje para todos los afectados es que estamos juntos en esto. La nación está aquí para ayudar", afirmó Biden en un discurso en la Casa Blanca que llega un día antes de su viaje a Nueva Orleans (Luisiana), una de las ciudades más afectadas por el huracán y donde la mayoría de los vecinos siguen sin electricidad.

El discurso sirvió a Biden para enumerar las diferentes acciones que ha tomado el Gobierno federal y, además, reveló que se han estado usando "nuevas herramientas" para acelerar el proceso de recuperación.

Por ejemplo, unos drones están sobrevolando las zonas afectadas para evaluar el daño a las infraestructuras y se están usando imágenes obtenidas a través de satélites para evaluar la envergadura de la destrucción y acceder a zonas que han quedado aisladas.

También explicó que ha pedido al Departamento de Energía que emplee todas las herramientas a su disposición para garantizar el abastecimiento, incluido el uso de la Reserva Estratégica de Petróleo, donde EE.UU. almacena millones de barriles de crudo para evitar interrupciones en el suministro.

Al respecto, Biden anunció que dio permiso a los camiones que transportan combustible a circular a cualquier hora con el objetivo de evitar cualquier desabastecimiento o un incremento de precios, ya que el paso del huracán Ida por el golfo de México provocó la suspensión de más del 90 % de la actividad.

Además, indicó que su Gobierno ha estado trabajando con las compañías de teléfono para que los habitantes de las zonas afectadas puedan seguir usando sus celulares, pese a que algunas torres de transmisión han sido derribadas.

Por otro lado, Biden dirigió sus palabras más duras a aquellas compañías de seguros que rechazan hacerse cargo de los gastos de hospedaje de los afectados por el huracán, porque alegan que salieron de sus casas de manera voluntaria y no porque hubiera una orden obligatoria de evacuación.

"Pido a las compañías de seguros privadas que ahora mismo, en este momento crítico, no se escondan detrás de la letra pequeña y de tecnicismos. Hagan su trabajo. Cumplan con los compromisos que tienen con las comunidades a las que aseguraron. Hagan lo correcto", exigió.

Mañana viernes, el mandatario viajará a Nueva Orleans para evaluar el daño causado por el huracán y para reunirse con el gobernador de Luisiana, el demócrata Bel Edwards, así como con dirigentes de las comunidades afectadas.

El huracán Ida se ha cobrado las vidas de al menos 23 personas, según los últimos recuentos de las autoridades recogidos por los medios locales.