"Palestinos e israelíes merecen las mismas medidas de libertad, seguridad, prosperidad y dignidad, y el acceso a atención médica cuando la necesiten es esencial para una vida digna para todos", aseguró el mandatario.

Jerusalén.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció hoy la entrega de 100 millones de dólares para la red de hospitales palestinos, en su visita al centro sanitario Augusta Victoria en Jerusalén Este ocupado, donde destacó el compromiso de EE.UU. de seguir cooperando con el liderazgo palestino.

"Hoy me complace anunciar que Estados Unidos aportará 100 millones de dólares adicionales para apoyar a estos hospitales y a su personal, que trabajan para el pueblo palestino", declaró Biden en un emotivo discurso donde hizo varias referencias a su propia historia familiar y su pasado como paciente.

Según concretó, el paquete de ayudas anunciado incorpora "un compromiso de varios años de recursos y experiencias".

"Esperemos que estos 100 millones de dólares generen grandes contribuciones de otros países, enfocándose a la salud del pueblo palestino para que sigan teniendo acceso a la mejor atención disponible", agregó Biden, en la que fue la primera visita de un presidente de EE.UU. en Jerusalén Este más allá de la Ciudad Vieja.

A su llegada al hospital, el convoy de Biden pasó junto a un grupo de decenas de manifestantes palestinos con banderas y pancartas con lemas como "las vidas palestinas importan".

Algunos acudieron con carteles con la imagen de la periodista palestino-americana Shireen Abu Akleh, muerta durante una redada israelí en Cisjordania ocupada y por la que los palestinos exigen justicia y una profunda investigación estadounidense.

Biden llegó al hospital acompañado por miembros de su delegación y sin autoridades israelíes, lo que según medios locales causó polémica. Esto se enmarca en la disputa por la soberanía sobre Jerusalén Este, ocupado por Israel desde 1967, y que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado.

Tras su paso por el Augusta Victoria, Biden se dirige esta misma mañana a la ciudad cisjordana de Belén, donde se reunirá con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

En los últimos meses, el descontento hacia Biden ha aumentado dentro de la ANP, que le critica por no haber reabierto el Consulado estadounidense para asuntos palestinos en Jerusalén que cerró su predecesor, Donald Trump (2017-2021). También le achacan no haber tomado medidas más contundentes contra la expansión colonial israelí en territorio ocupado, a la que Biden se había opuesto formalmente.

En su discurso en el hospital, el presidente dijo que su Gobierno sigue dispuesto "a seguir trabajando con los líderes palestinos", así como con el Gobierno de Israel y otros socios internacionales "para garantizar que la red de hospitales de Jerusalén Este se mantenga sostenible" y "pueda brindar atención de alta calidad".

"Palestinos e israelíes merecen las mismas medidas de libertad, seguridad, prosperidad y dignidad, y el acceso a atención médica cuando la necesiten es esencial para una vida digna para todos", aseguró el mandatario.

Tras su encuentro con Abás, Biden finalizará su visita oficial a Israel y territorio palestino que inició este pasado miércoles, y volará hacia Arabia Saudí para seguir con su gira por Oriente Medio.