En su discurso en la Asamblea, Biden recordó que en abril anunció que EE.UU. duplicaba su ayuda financiera global para ayudar a los países en vías de desarrollo a afrontar el cambio climático

Naciones Unidas.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió este martes ante la Asamblea de la ONU a que su país doblará la ayuda financiera internacional en la lucha contra el cambio climático.

En su discurso en la Asamblea, Biden recordó que en abril anunció que EE.UU. duplicaba su ayuda financiera global para ayudar a los países en vías de desarrollo a afrontar el cambio climático, y hoy expresó su "orgullo" por anunciar su intención de doblar de nuevo la cifra, para lo que tendrá que llegar a un acuerdo con el Congreso.

El pasado abril, la Casa Blanca anunció que iba a doblar su contribución hasta unos 5.600 millones de dólares anuales, una cifra que ha sido considerada muy insuficiente por las organizaciones ecologistas.

Con la promesa de Biden ante Naciones Unidas, EE.UU. elevaría así a 11.200 millones la ayuda internacional en esta materia.

Según datos oficiales, en 2019 los países ricos facilitaron algo menos de 80.000 millones de dólares, por lo que están aún muy lejos del objetivo que aceptaron en París.

En su discurso, Biden recordó el nuevo objetivo de su país de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero hasta un 52 por ciento y llegar a la neutralidad de carbono en 2050.

Por otra parte, aseguró que su país seguirá siendo el que más dinero destine a ayuda humanitaria, para atender necesidades de hambre, agua y emergencias sanitarias

"Podemos alimentar el mundo de forma sostenible", dijo Biden, quien prometió 10.000 millones de dólares en la lucha contra el hambre.

Todo en un discurso en el que considero que "la forma más efectiva" de mejorar la seguridad y reducir la violencia en muchas zonas del mundo es ayudando a los pueblos a mejorar sus vidas.

Recordó en este sentido que aunque muchas de las protestas que se ven en el mundo se celebran contra gobiernos corruptos o para reclamar el fin de las desigualdades entre ricos y pobres, añadió que buena parte de estas manifestaciones piden simplemente un empleo digno o poder tener comida en la mesa.