Al ser preguntado por la decisión adoptada contra MBC, el propio Yoon pidió comprensión y argumentó hoy que "importantes intereses están en juego" durante su gira por el sudeste asiático.

Seúl.- El boicot que la oficina del presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, ha adoptado contra la cadena de televisión MBC ha desatado hoy críticas de medios de comunicación que han acusado al jefe de Gobierno de atentar contra la libertad de prensa.

La oficina de Yoon notificó a MBC el pasado 8 de noviembre que no permitiría a sus periodistas viajar a bordo del avión presidencial durante el próximo viaje del mandatario poniendo como argumento "las repetidas coberturas distorsionadas y sesgadas" de la emisora.

El líder surcoreano viaja desde mañana hasta la próxima semana a Camboya e Indonesia para asistir a las cumbres de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN) y el G-20 respectivamente.

La noticia del boicot no se conoció hasta hoy, el mismo día en que seis asociaciones de periodistas han publicado un duro comunicado contra Yoon y su oficina a los que acusaron de llevar a cabo "un avasallamiento anticonstitucional contra la prensa".

La cadena MBC fue la responsable de difundir un vídeo en el que se captó a Yoon por un micrófono abierto usando lenguaje aparentemente soez durante su visita a EE.UU. el pasado septiembre.

La grabación no es muy clara debido al ruido ambiente, pero fueron los subtítulos elaborados por MBC los que encendieron la polémica, ya que según su interpretación a Yoon se le oye decir "si estos cabrones del Congreso no lo aprueban el pobre Biden va a quedar muy mal".

La oficina presidencial negó entonces que esas fueran las palabras del mandatario y aseguró que la cadena había buscando distorsionar deliberadamente lo sucedido y que estaba dañando las relaciones entre Corea del Sur y EE.UU.

Al ser preguntado por la decisión adoptada contra MBC, el propio Yoon pidió comprensión y argumentó hoy que "importantes intereses están en juego" durante su gira por el sudeste asiático.

La cadena por su parte emitió hoy un comunicado afirmando que esta acción "claramente restringe la labor de la prensa" y dijo que sus periodistas tomarán vuelos alternativos para viajar a Nom Pen y Bali, donde se celebrarán las citadas cumbres.