Bolsonaro destacó que tiene "confianza absoluta" en Guedes, después de que la prensa local ventilara rumores sobre la posible renuncia del titular de Economía.

BRASILIA.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, garantizó este viernes el compromiso de responsabilidad fiscal de su Gobierno, en plena tormenta bursátil tras sus planes para alterar el techo de gastos y aumentar el gasto social en 2022, en el que buscará su reelección.

En una atípica comparecencia junto con el ministro de Economía, Paulo Guedes, el mandatario aseguró que no se embarcará en "ninguna aventura" que ponga "en riesgo" la recuperación del país, que atraviesa una grave crisis con altos niveles de desempleo e inflación y ha sido fuertemente golpeado por la covid-19.

"Entendemos que la economía está ajustada, no existe falta de compromiso por nuestra parte. Queremos el bien de Brasil y ese es nuestro objetivo", indicó el gobernante.

Las declaraciones del jefe de Estado llegan después de que cuatro altos cargos del Ministerio de Economía renunciaran en la víspera ante la intención del Gobierno de modificar al alza el techo de gasto.

El Ejecutivo pretende con esa medida obtener los recursos suficientes para financiar la expansión de un programa social de subsidios durante 2022 con un valor mínimo de 400 reales (70 dólares) y que beneficiaría a unos 17 millones de familias.

Bolsonaro también anunció en la víspera otro auxilio destinado a 750.000 camioneros, que forman parte de su base social de apoyo, a fin de ayudarles con el alza en el precio de los combustibles.

"El camionero merece tener una atención de nuestra parte", manifestó el gobernante.

Ese conjunto de medidas ha provocado los dos últimos días un terremoto en la bolsa de Sao Paulo y en el mercado de divisas, donde se ha apreciado con fuerza el dólar frente al real. Los operadores financieros consideran que el aumento de la asistencia social puede golpear aún más las debilitadas cuentas públicas del país.

El corro paulista llegó a ceder un 4,5 % a mitad de la sesión de este viernes, aunque en la recta final de la sesión parecía aminorar esas pérdidas.

Bolsonaro también destacó que tiene "confianza absoluta" en Guedes, después de que la prensa local ventilara rumores sobre la posible renuncia del titular de Economía, un liberal ortodoxo de la Escuela de Chicago.

Por su parte, Guedes defendió las maniobras fiscales planteadas por su equipo y reducir menos el déficit en 2022, aunque sin dejar de lado "el compromiso de austeridad financiera".

"El techo de gastos es un símbolo", pero "necesitamos atender a los más frágiles", se justificó.

"Optamos por un ajuste fiscal menos intenso y un abrazo de lo social un poco más largo", añadió.