Johnson decidió a finales de julio levantar las últimas restricciones que se habían impuesto en Inglaterra -las otras regiones británicas tomaron sus propias medidas-, con lo que llevar mascarilla o mantener la distancia social pasaron a ser optativos.

LONDRES.- El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este lunes que no ve la necesidad de planear restricciones en Inglaterra a pesar del fuerte incremento de las infecciones por coronavirus en otros países europeos.

"No vemos nada en los datos en este momento que sugiera que necesitamos pasar al Plan B (restricciones). Nos mantenemos en el Plan A", declaró el jefe del Gobierno a los medios durante una visita a un centro médico en el este de Londres.

Johnson decidió a finales de julio levantar las últimas restricciones que se habían impuesto en Inglaterra -las otras regiones británicas tomaron sus propias medidas-, con lo que llevar mascarilla o mantener la distancia social pasaron a ser optativos.

"Lo que ciertamente tenemos que reconocer es que hay una tormenta de infecciones en algunos lugares de Europa, uno ve esos números subir muy bruscamente en algunos de nuestros amigos continentales", añadió el "premier" sobre la situación en algunos países.

No obstante, admitió que siempre hay un "riesgo" de que vuelvan a aumentar los casos en el Reino Unido por el frío.

"La mejor protección para nuestro país es que todo el mundo dé un paso adelante y reciba la vacuna de refuerzo", agregó.

El Reino Unido está vacunando con una tercera dosis a los mayores de 50 años y los grupos vulnerables, pero el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI, por sus siglas en inglés), que asesora al Gobierno, recomendó este lunes ampliar este programa a los menores de 50 años (entre los 40 y los 49 años), así como ofrecer una segunda dosis de Pfizer a los grupos de 16 y 17 años.

Según las últimas cifras oficiales, el Reino Unido registró ayer 36.517 nuevos contagios y otras 63 muertes.