Miembros de diversas fuerzas de seguridad de Argentina y Bolivia buscan este miércoles a un grupo de personas desaparecidas que viajaban de forma ilegal en una lancha que se accidentó en el río Bermejo, límite natural entre ambos países, confirmaron a Efe fuentes policiales.

BUENOS AIRES.- Miembros de diversas fuerzas de seguridad de Argentina y Bolivia buscan este miércoles a un grupo de personas desaparecidas que viajaban de forma ilegal en una lancha que se accidentó en el río Bermejo, límite natural entre ambos países, confirmaron a Efe fuentes policiales.


El accidente se produjo en la mañana de este miércoles, cuando el bote, que transportaba ilegalmente por el río a personas y mercadería desde la ciudad argentina de Aguas Blancas hasta la boliviana de Bermejo, volcó.


Según precisaron portavoces de la policía de la provincia argentina de Salta (noroeste), un hombre de 30 años fue rescatado y manifestó a la policía que en la lancha iban entre 16 y 20 personas.


"No se puede saber cuál era la cantidad exacta de personas porque iban en un transporte ilegal, sin ningún tipo de registros. Pero este hombre manifestó que, como máximo, iban veinte personas", explicaron las fuentes.


El accidente, según el rescatado, se produjo más cerca de la costa boliviana que de la argentina.


La policía de Salta refirió que algunos pasajeros lograron llegar a la costa de Bolivia, "pero al tratarse de un transporte ilegal, ninguna persona se va a reportar como sobreviviente de ese siniestro".


También, según lo manifestado por el pasajero rescatado del lado argentino, en la embarcación viajaban personas tanto argentinas como de nacionalidad boliviana, de las cuales unas seis, incluyendo dos niños muy pequeños, habrían sido arrastradas por las aguas.


La búsqueda en la zona es intensa, con la participación de efectivos de la policía de Salta, de la Gendarmería argentina (policía de frontera), bomberos voluntarios de Aguas Blancas y la Policía Nacional de Bolivia.


De momento no se ha registrado el hallazgo de fallecidos.


Al momento del accidente, el curso del río Bermejo presentaba condiciones de peligrosidad por el fuerte caudal del agua.


Entre Aguas Blancas y Bermejo existe un puente internacional fronterizo, pero se encuentra cerrado por la pandemia de Covid-19.