Desde el Gobierno canario "se están arbitrando todos los mecanismos posibles" para acogerse "al mayor número de ayudas", por ser una zona catastrófica.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El Gobierno de Canarias podrá reclamar ayuda de los Fondos de Solidaridad de la Unión Europea (UE) para paliar los daños causados por la erupción del volcán en la isla de La Palma al sobrepasar su importe los 400 millones de euros.

Así lo ha anunciado este martes el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, tras la reunión telemática que ha mantenido con la comisaria europea responsable de Cohesión y Reforma, Elisa Ferreira.

El presidente canario ha explicado que se cumplen las condiciones para acogerse a estos fondos, ya que en el caso de las regiones ultraperiféricas los daños ocasionados deben suponer un 1 % del PIB de la comunidad, es decir 400 millones de euros, y "está claro" que se superarán.

Esta ayuda permitirá aliviar la situación de la isla de La Palma y, fundamentalmente, se destinará a infraestructuras de carácter público, como carreteras, redes hidráulicas, colegios y alojamientos provisionales, ha indicado Torres.

Así mismo, ha señalado que en la reunión con Ferreira también se han abordado los fondos agrícolas y ha afirmado que desde el Ejecutivo canario "se están arbitrando todos los mecanismos posibles" para acogerse "al mayor número de ayudas", por ser una zona catastrófica.

Se trata de una zona gravemente afectada por una emergencia de protección civil, por lo que hay que recurrir a los fondos de la UE y de todas las administraciones para atender dos prioridades.

"La primera es que no lamentemos daños personales, porque se está en situación de peligrosidad, la lava camina hacia el mar y se está en un momento crítico" y la segunda consiste en "responder al drama de las personas que han perdido su casa, sus terrenos y sus negocios", ha remarcado el presidente canario.

Sobre esta última cuestión, ha añadido que desde el Servicio Canario de Empleo se buscan mecanismos para ayudar a las personas que han perdido su sustento de vida.