Casa Blanca

WASHINGTON.- La Casa Blanca tachó este lunes de "ridícula" y "errónea" una información del diario The New York Times, que aseguraba la pasada noche que la Administración del presidente Barack Obama evitaría la intervención del Congreso en el caso de que logre un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

"La idea de que estemos tratando de evitar la consulta del Congreso es de entrada ridícula. Este es un tema sobre el que hablamos con el Congreso intensamente. Y vamos a seguir haciéndolo", dijo el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Eric Schultz.

El rotativo había asegurado horas antes que, ante las dificultades de hallar un acuerdo con los congresistas sobre las sanciones que imponer a Teherán o el levantamiento de algunas que están en vigor, Obama no dudaría en saltarse el poder legislativo para conseguir alcanzar un acuerdo firme con los iraníes.

Citando funcionarios estadounidenses e iraníes, el diario aseguró que Irán estaría de acuerdo con una "suspensión" de las sanciones y avanzar así en las negociaciones sobre su programa nuclear.

Schultz reiteró que la información vertida por el periódico "confunde" el tema de la acción del Congreso para suspender o levantar sanciones, y la cuestión de que la Administración quiera que los legisladores voten a favor o en contra del acuerdo.

"Es demasiado pronto para especular sobre lo que las sanciones requerirán a nivel legislativo. (...) Si llegamos a un acuerdo global, es absolutamente cierto que el régimen de sanciones que tenemos no se podría deshacer sin la acción del Congreso", añadió el portavoz.

Tras la afirmación del diario neoyorquino, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, el republicano Ed Royce, manifestó su "decepción" y recordó al presidente la carta que hace unas semanas le envió a su Gobierno para que aumentara el diálogo con los legisladores sobre el contencioso iraní, y que estaba firmada por más de 300 de ellos.

Irán y las potencias del Grupo 5+1 (China, Rusia, EE.UU., Francia y Reino Unido más Alemania) mantendrán negociaciones técnicas los próximos días 22 y 23 en Viena, en el marco de la reanudación de las conversaciones para alcanzar un acuerdo definitivo sobre el asunto.

El objetivo de los negociadores es alcanzar de aquí al 24 de noviembre un acuerdo duradero que ponga fin a una década de disputa en torno al polémico programa nuclear iraní.

La fase final de las negociaciones se centra en el alcance del programa de enriquecimiento de uranio, un material de posible uso civil y militar, y en la forma en la que se debería ir eliminando las sanciones internacionales contra Irán en caso de un acuerdo.

Mientras que Occidente teme que Irán quiera hacerse bajo el paraguas de un supuesto programa civil con los conocimientos y materiales para una bomba nuclear, los iraníes aseguran que solo quieren generar energía y realizar investigaciones científicas.