En una rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió la decisión de Biden de retirar todas las tropas estadounidenses de Afganistán, aunque dijo que los líderes militares presentaron al mandatario "un rango de opciones".

WASHINGTON.- La Casa Blanca rechazó este martes confirmar si el presidente estadounidense, Joe Biden, recibió consejo para dejar un contingente de unos 2.500 soldados en Afganistán, tal y como aseguraron dos de los generales de mayor rango de EE.UU., Mark Milley y Kenneth McKenzie.

En una rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió la decisión de Biden de retirar todas las tropas estadounidenses de Afganistán, aunque dijo que los líderes militares presentaron al mandatario "un rango de opciones".

"En último lugar, sin importar el consejo, era su decisión", defendió Psaki.

Además, la portavoz defendió que, si Biden hubiera dejado 2.500 soldados en Afganistán, ahora EE.UU. estaría en "guerra" con los talibanes.

Al mismo tiempo, defendió que esa cifra de 2.500 no era "sostenible", ya que hubiera acabado aumentando tal y como ha ocurrido durante los últimos 20 años.

Este martes, Milley, el jefe del Estado Mayor conjunto, y McKenzie, líder del Comando Central (CENTCOM), comparecieron junto con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, ante el Comité de Servicios Armados del Senado para dar explicaciones sobre la caótica retirada y evacuación de Afganistán.

Durante su intervención bajo juramento, McKenzie señaló que recomendó a comienzos de este año que EE.UU. mantuviera 2.500 efectivos en Afganistán y que a principios de otoño de 2020 aconsejó que se quedaran 4.500 soldados, en respuesta a una pregunta del senador republicano por Oklahoma Jim Inhofe.

McKenzie rechazó revelar exactamente cuál fue su recomendación a Biden, aunque destacó que su "opinión personal", que, recordó, da forma a los consejos que ofrece al presidente, es que "la retirada de esas fuerzas llevaría inevitablemente al colapso de las fuerzas militares de Afganistán y, finalmente, del Gobierno afgano".

Acto seguido, Inhofe se dirigió a Milley para preguntarle sobre si está de acuerdo con la recomendación de dejar a 2.500 efectivos, a lo que el general de mayor rango de EE.UU. contestó que compartía esa visión.

En su rueda de prensa, Psaki defendió que las declaraciones de los dos generales no contradicen las palabras del propio presidente, quien ha insistido en varias ocasiones en que decidió seguir adelante con la retirada de Afganistán después de que todos sus asesores militares se lo recomendaran.

Incluso en una entrevista el pasado 19 de agosto con el canal ABC News en medio de la operación de salida de Afganistán, Biden aseguró que nadie que él recordara le había recomendado dejar un contingente de unos 2.500 militares en ese país.

Al respecto, Psaki consideró que las palabras de Biden en esa entrevista no han sido interpretadas correctamente por algunos medios, que apuntan a una contradicción; y afirmó que el debate sobre dejar tropas estaba "dividido", pero el "consenso" era que los soldados debían retirarse por Afganistán.

EE.UU. se vio obligado a acelerar a mediados de agosto las evacuaciones y a adelantar el plazo final para la retirada total de las tropas de Afganistán al 31 de ese mes por el rápido avance de los talibanes, que tomaron el control del país, y el colapso del Gobierno del presidente Ashraf Ghani.