Las lluvias dieron este jueves una tregua a la región, pero se espera que las precipitaciones regresen a partir de hoy.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Ascienden a 395 las víctimas mortales en el este de Sudáfrica por las devastadoras inundaciones que viene registrando la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal desde el lunes, mientras continúan las tareas de emergencia y se prevé que las lluvias vuelvan a azotar la región durante este fin de semana.

El consejero provincial de Gobierno Cooperativo y Asuntos Tradicionales, Sipho Hlomuka, declaró hoy de que la mayoría de las muertes tuvieron lugar en el área metropolitana de Durban, la urbe más poblada de KwaZulu-Natal y la tercera más grande de Sudáfrica.

Igualmente, dijo que alrededor de 40.723 habitantes han debido desplazarse en esta zona, donde el agua ha anegado viviendas y dejado incomunicados a muchos ciudadanos, sin electricidad y sin agua corriente.

Las lluvias dieron este jueves una tregua a la región, pero se espera que las precipitaciones regresen a partir de hoy, con lo que los equipos de emergencia trabajaban a contrarreloj para dar refugio a los miles de afectados, buscar a las decenas de desaparecidos y prevenir mayores daños en las golpeadas infraestructuras y viviendas.

El ministro sudafricano de Finanzas, Enoch Godongwana, informó este viernes en declaraciones a la cadena de televisión local Newzroom Afrika de que el Gobierno cuenta con 1.000 millones de rands sudafricanos (unos 63 millones de euros) disponibles de manera inmediata para dar respuesta a las inundaciones.

"Cada año hacemos un presupuesto para emergencias como esta y esa cantidad está disponible, puede utilizarse desde el mismo lunes", declaró Godongwana.

KwaZulu-Natal viene experimentando un aumento de esta clase de fenómenos climáticos en los últimos años.

Los más graves de los tiempos recientes se dieron en 2019, cuando las lluvias torrenciales e inundaciones dejaron unos 80 muertos en esta misma época del año.

Esta provincia lidia aún, además, con la desolación causada por los graves disturbios que Sudáfrica vivió en julio de 2021 y que se vivieron con mayor intensidad precisamente en KwaZulu-Natal, donde se registraron 275 de los 354 muertos que dejaron aquellos incidentes.