Las autoridades informaron de 7.514 casos y 96 decesos nuevos, que dejan el balance total de la pandemia en más de 1,3 millones de contagios y 28.386 fallecidos totales.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Chile registró este sábado, por tercer día consecutivo, más de 7.500 contagios de covid-19, un repunte de infectados nuevos que tiene lugar justo cuando el país parecía dejar atrás una grave segunda ola de la pandemia y pese al avance del proceso de vacunación, uno de los más rápidos del mundo.

"La variación de casos en los últimos siete días fue de un aumento del 13 %. Manifestamos nuestra preocupación y llamamos una vez más a no bajar la guardia", señaló el ministro de Salud, Enrique Paris.

Las autoridades informaron de 7.514 casos y 96 decesos nuevos, que dejan el balance total de la pandemia en más de 1,3 millones de contagios y 28.386 fallecidos totales.

En las últimas 24 horas, la tasa nacional de positividad -número de contagios por cada 100 pruebas de PCR- fue de 9,6 % tras realizarse casi 30.000 test, y en la Región Metropolitana, la que alberga la capital, fue del 12 %

El proceso de vacunación en el país sigue encontrándose entre los más exitosos del mundo -ya se han administrado dos dosis al 50,6 % de la población y una dosis a más del 60,3 %-, pero el número de contagios volvió a aumentar después de tres semanas de estabilidad.

Desde el inicio de mayo, y tras una grave segunda ola, la cifra de infectados nuevos se había mantenido en torno a 6.000 y los hospitales comenzaron a descongestiarse, lo que llevó a las autoridades a iniciar un proceso de apertura gradual y a desconfinar decenas de barrios de todo el país.

En paralelo abrieron los bares, restaurantes y cafeterías de muchas zonas y se atrasó una hora el toque de queda, que ahora rige entre las 22.00 horas y las 5.00 horas.

Sin embargo, organizaciones como el Colegio Médico de Chile o la Organización Mundial de la Salud apuntaron a mantener las restricciones y no bajar la guardia en este momento.

Desde el Gobierno confían en que las medidas de cuidado personal como la mascarilla y el distanciamiento, y el proceso de inmunización, que esta semana cubrió a las personas de entre 35 y 30 años, sirvan para frenar este repunte.

La mayor parte de las vacunas administradas son del laboratorio chino Sinovac, del que Chile ha recibido casi 15 millones de dosis, y en menor medida, de Pfizer/BioNTech y también de AstraZeneca.

Sobre la vacuna inglesa, las autoridades anunciaron este sábado que se acortará el tiempo de administración entre las dos dosis en los hombres menores de 45 años a solo 28 días, en lugar de 12 semanas, el tiempo habitual.