En una conferencia virtual celebrada anoche, el líder del equipo de expertos contra la covid de la Comisión Nacional de Sanidad de China, Zhong Nanshan, indicó que a finales de febrero se habían administrado un total de 52,5 millones de dosis de vacunas en el país.

Shanghái.- El plan de China es acelerar su campaña de vacunación masiva para que la tasa de inoculación alcance el 40 % a finales de junio, reveló una de las figuras más destacadas de la lucha contra la covid en el país asiático.


En una conferencia virtual celebrada anoche, el líder del equipo de expertos contra la covid de la Comisión Nacional de Sanidad de China, Zhong Nanshan, indicó que a finales de febrero se habían administrado un total de 52,5 millones de dosis de vacunas en el país.


Esto sitúa a China en la segunda posición en términos nominales por detrás de Estados Unidos, pero es una cifra que ha de ser puesta en perspectiva frente al número de habitantes del país más poblado del mundo, que asciende a 1.400 millones de personas.


Así pues, la tasa de vacunación por cada centenar de personas asciende al 3,56 % actualmente en China, todavía muy lejos del objetivo anunciado por Zhong, que citó a sus contactos en el Centro de Prevención y Control de Enfermedades del país asiático como fuente.


"Todavía necesitamos tiempo para alcanzar la llamada inmunidad de rebaño", apuntó el veterano epidemiólogo y neumólogo, considerado el héroe de la lucha en China contra otro coronavirus, el causante de la epidemia de SARS entre 2002 y 2003.


Asimismo, Zhong advirtió del "gran problema" que suponen las "múltiples" mutaciones del SARS-CoV-2, el agente infeccioso causante de la covid.


"Los virus mutados reducirán la efectividad de la vacunación y de los tratamientos de anticuerpos, que son los más efectivos hasta ahora", alertó el doctor, que pidió colaboración entre las principales potencias mundiales al respecto.


"Mejorar las vacunas y los cócteles de anticuerpos es realmente urgente para la próxima ola de la pandemia en el futuro cercano. Necesitamos una colaboración más cercana para enfrentarnos a nuestro enemigo común", indicó el experto.


China comenzó a finales del año pasado una campaña de vacunación masiva centrada en grupos en los que el riesgo de contagio es más alto como trabajadores de cadenas de frío -el país ha anunciado en numerosas ocasiones que ha detectado virus en productos congelados importados de otros países-, funcionarios de aduanas, personal sanitario, transportistas o empleados de mercados.


Los planes del país pasan por incluir a otros grupos como ancianos o personas con enfermedades crónicas a medida que se vayan aprobando más vacunas -por ahora hay cuatro que han recibido la luz verde en el país- y se aumente la capacidad de producción, antes de comenzar a inocular al resto de la población.