Varios de los capturados entregaron su nombre. Y los investigadores establecieron que fue a la primera persona a quien llamaron luego de ejecutar el operativo, en el que están vinculados 26 colombianos.

Christian Emmanuel Sanon, un reconocido médico haitiano que vive largas temporadas en Florida, fue capturado en las últimas horas, señalado de ser uno de los presuntos autores intelectuales del crimen del presidente Jovenel Moïse, ejecutado la madrugada del 7 de julio pasado.

Varios de los capturados entregaron su nombre. Y los investigadores establecieron que fue a la primera persona a quien llamaron luego de ejecutar el operativo, en el que están vinculados 26 colombianos.

El jefe de la Policía Nacional de Haití, León Charles, ya había dicho que los sospechosos, incluidos los dos haitiano-estadounidenses capturados, trabajaban para una empresa con sede en Estados Unidos, con conexión con Colombia y con un médico.

Y, al parecer, esa firma está vinculada al médico capturado.

La empresa ha sido identificada como CTU Security, con sede en Doral y, según bases de datos locales consultadas por EL TIEMPO, permanece activa.

La empresa

Dicha compañía fue constituida el 10 de octubre de 2018 y tiene como sede una oficina en un lujoso sector. Un venezolano, identificado como Antonio Itriago, constituyó la firma. En el acta de constitución, en poder de este diario, aparecen otros nombres, pero, al parecer, son tramitadores.

El Nuevo Herald ya había mencionado a la empresa de seguridad y al venezolano en uno de sus informes sobre el tema.

EL TIEMPO estableció que hay cuatro empresas de vigilancia colombianas, manejadas por exmilitares que, al menos en Internet, aparecen vinculadas a la empresa en Doral. Así mismo, registra una sede y contacto en México.

Pero los datos de las empresas, así como los perfiles de sus directivos y de varios de los colombianos capturados, desaparecieron de las redes o fueron bloqueados en las últimas horas.

Autoridades de Haití también verifican si las empresas de seguridad investigadas están vinculadas a la de Dimitri Hérard, el jefe de Seguridad del Palacio Nacional, quien será escuchado en declaración el próximo 13 de julio.

Dimitri Hérard ya venía siendo investigado por presunto tráfico de armas. Y está citado a declarar la próxima semana, junto con Jean Laguel Civil, coordinador de Seguridad del presidente Moïse.

Las autoridades quieren que expliquen cómo permitieron que el presidente fuera torturado con saña y luego asesinado en su propia residencia; por qué nadie del anillo de seguridad resultó herido y cómo ingresó el comando armado sin ser detectado y sin que hubiera siquiera un intercambio de disparos.

Fuente: El Tiempo