Ese fenómeno es más visible en la Comuna 4 de Cazucá, levantada sobre una montaña, con calles mayoritariamente sin asfalto, donde casi todas las casas tienen un trapo rojo colgando porque quienes las habitan no tienen medios para abastecerse durante la cuarentena que comenzó el pasado 25 de marzo y debe concluir el 13 de abril.

BOGOTÁ.-  En muchas ventanas de las casas de Soacha, municipio aledaño a Bogotá, hay colgados trapos rojos que indican que en esa vivienda hay gente que necesita comida urgente y no tiene como conseguirla por la cuarentena del coronavirus, por lo que apelan a la buena voluntad de los demás.

Ese fenómeno es más visible en la Comuna 4 de Cazucá, levantada sobre una montaña, con calles mayoritariamente sin asfalto, donde casi todas las casas tienen un trapo rojo colgando porque quienes las habitan no tienen medios para abastecerse durante la cuarentena que comenzó el pasado 25 de marzo y debe concluir el 13 de abril.

El alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, explica a Efe que la mayoría de habitantes de esta barriada "viven del trabajo diario, del rebusque, de ser vendedores ambulantes", y también hay mujeres que trabajan haciendo el aseo en empresas o viviendas de Bogotá.