Redacción Internacional.- Un empresario saudita y que estuvo recientemente en Sierra Leona aparentemente tiene los síntomas y su estado de salud es grave tras ser hospitalizado en Jeddah.

La fuente de su infección se mantiene desconocida, pero el virus del ébola no puede ser descartado, indicó el Ministerio de Salud Saudita este martes.

Según la Organización Mundial de la Salud, hasta ahora se registran al menos 887 muertes debido al virus.

Según el portal CNN, la OMS agrega que hay más de 1.600 casos que van desde posibles a confirmados desde que se informara del brote en marzo.

La mayoría de los casos se da en Guinea, donde murieron 358 personas, le sigue Sierra Leona con 273 y 255 en Liberia.

La presencia del virus ha sido confirmada fuera de los tres países donde se registran varios casos.

Un médico nigeriano fue diagnosticado con el mal tres semanas después de que tratara a un funcionario de liberiano-estadounidense que viajó a Lagos y falleciera en un hospital allí el 20 de julio.

Por ejemplo, Patrick Sawyer, ciudadano estadounidense, se contagió de ébola en Liberia y viajó en avión a Lagos, Nigeria, en donde murió. Las autoridades de salud siguen rastreando a toda la gente con la que estuvo en contacto durante su viaje.

Estados Unidos planea enviar 50 expertos de salud a África occidental para ayudar a contener el brote.

Este martes llegó  a Atlanta, Georgia Nancy Writebol, la segunda estadounidense infectada por el mortal virus, para ser tratada en el hospital de la Universidad de Emory.

En ese sitio se encuentra también el médico Kent Brantly, quien fue aislado el fin de semana pasado después de contraer ébola durante su trabajo en Liberia, al igual que Writebol