Montevideo.- Las autoridades de Uruguay y del Banco Interamericano de Desarrollo instaron hoy a Latinoamérica a no caer en la 'autocomplacencia' pese a la resistencia mostrada frente a la crisis de 2008 y sus posteriores coletazos, al inaugurar la 53 Asamblea Anual de Gobernadores del BID.

"Lo peor que podríamos pensar" es que la capacidad de la región de combatir la crisis "nos pone a resguardo de cualquier tipo de tormenta o nos induce a cualquier tipo de autocomplacencia", afirmó el ministro uruguayo de Economía, Fernando Lorenzo.

En la sesión inaugural, Lorenzo fue elegido presidente de la Junta de Gobernadores, cargo que hasta ahora desempeñaba la ministra canadiense de Estado para el Continente Americano, Diane Ablonczy.

"Aunque la complacencia es tentadora, es nuestro gran peligro. Hay que utilizar esta ventana que se nos ha abierto, para adelantar reformas pendientes", indicó después el presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno.

El jefe de Estado uruguayo, José Mujica, que también intervino en la inauguración, dijo que América Latina tiene "todos los recursos para entrar en una espiral de desarrollo" pero depende de ella misma para hacerlo.

"Nadie nos va a regalar la prosperidad", afirmó el mandatario, que hizo una defensa acérrima de la integración y pidió al BID ser un banco comprometido con los "problemas, dolores, angustias y preocupaciones" de Latinoamérica.

Por su parte, Lorenzo mostró su "beneplácito por las mejoras institucionales fruto del proceso de capitalización" del banco por 70.000 millones de dólares, concretado en 2010, que -dijo- le ha dotado de "una mejor estructura organizativa, regido por reglas mucho más claras y mas transparentes".

Así, podrá "seguir ayudando a apoyar el crecimiento y el desarrollo de nuestros países", apuntó.

En este escenario pidió que se consolide a futuro un BID "que recoja y refleje la diversidad de la región" y que esté listo para encarar los retos regionales de los próximos años, en lo que algunos analistas y autoridades se han aventurado a definir como "la década de América Latina".

"La inequidad es una vulnerabilidad para el desarrollo, para el progreso de la democracia" y el banco tiene que ofrecer asistencia crediticia y técnica para eliminarla, dijo.

Según Moreno, "una de las consecuencias del auge económico es el resurgir de las expectativas y corresponde a las autoridades responder a ellas, pero se solucionan no con dinero sino con políticas".

Moreno apoyó también la integración regional, que definió como "una llave que abrirá cada vez más puertas, para evitar ser islas en un mar de volatilidad e incertidumbre".

La relación comercial con Asia, los temores por la desaceleración de la economía china, la crisis de deuda en Europa, la importancia de la seguridad ciudadana y el proteccionismo en el que están cayendo algunas economías, varias de ellas en América Latina, son los temas centrales de la reunión.

Desde el pasado jueves se celebran actividades paralelas a la Asamblea, pero las sesiones plenarias comenzaron hoy.

Está previsto que durante la jornada Moreno anuncie a los gobernadores la creación de un fondo regional de contingencia contra la crisis y los desastres naturales que permitirá disponer de recursos del organismo multilateral de manera flexible y rápida