Los talibanes habían presentado su solicitud oficial de reconocimiento el pasado septiembre, durante el periodo anual de sesiones de la Asamblea General, alegando que tenían derecho a representar a su país por tener control total del territorio.

NACIONES UNIDAS.- El comité de credenciales de la ONU decidió hoy posponer hasta fecha no precisa la petición del Gobierno de los talibanes para ser reconocido como representación oficial de Afganistán con derecho a asiento en la ONU.

Fuentes de la misión diplomática de Suecia, país que preside el comité, señalaron que tanto el caso de Afganistán como el de Birmania -donde el Gobierno militar llegado mediante un golpe de estado también solicitó reconocimiento oficial- han sido pospuestos, sin mayor detalle, y remitieron a un informe final del comité en los próximos días.

Ese informe será posteriormente presentado a la Asamblea General para su aprobación, lo que se da por seguro, pues no suele haber diferencia de criterio.

La petición de los talibanes queda así en el aire por un periodo indefinido.

Los talibanes habían presentado su solicitud oficial de reconocimiento el pasado septiembre, durante el periodo anual de sesiones de la Asamblea General, alegando que tenían derecho a representar a su país por tener control total del territorio y ante el vacío de poder dejado por un Gobierno que había huido de Kabul.

Nombraron incluso a su "embajador ante la ONU" en la persona de Suhail Shaheen, pero éste último no tuvo en ese momento el plácet del comité de credenciales, que pospuso su decisión hasta el día de hoy, y en el momento en que Afganistán tenía el derecho a la palabra en la asamblea, el anterior embajador había renunciado, por lo que nadie habló en nombre del país asiático.

El reconocimiento o no por parte de la ONU se considera crucial para el régimen talibán, pues hasta ahora ningún país ha dado ese paso, ni siquiera los países vecinos (Irán, Pakistán, Rusia) así como China, que han mantenido abiertas sus embajadas en Kabul y han celebrado conversaciones a alto nivel con las autoridades talibanes.