Su coronación tuvo lugar el 2 de junio de 1953.

Redacción.- La reina Isabel II fue la monarca que más duró en el trono de Reino Unido, con 70 años en el poder. Su nombre fue Isabel Alejandra María Windsor y heredó la corona cuando tenía 25 años, tras la muerte de su padre el rey Jorge VI.

Nacimiento e infancia

Isabel nació la madrugada del 21 de abril de 1926 en la casa de su abuelo materno en Londres, en el número 17 de Bruton Street. (en 1977 se colocó una placa conmemorativa en este lugar, en ocasión de su jubileo de plata). Sus padres eran los duques de York, Alberto Federico Arturo Jorge (el futuro rey Jorge VI) e Isabel Bowes-Lyon, una noble escocesa. Fue bautizada como Isabel Alejandra María, aunque en el seno de la familia real la llamaban simplemente Lilibet, nombre con el que incluso apareció como “persona del año” en la portada de la revista Time en 1929.

Cuatro años después que ella nació su única hermana, la princesa Margarita, ambas fueron educadas en casa por una institutriz privada, Marion Crawford. En aquel momento reinaba su abuelo Jorge V y las niñas no ocupaban todavía un lugar inmediato en la línea de sucesión, pero en 1936 las cosas se precipitaron: en enero murió Jorge V y, tras el breve reinado de su hijo mayor Eduardo VIII (tío de Isabel y Margarita), en diciembre de ese mismo año este abdicó y su hermano menor se convirtió en el nuevo rey con el nombre de Jorge VI.

Esto dejaba a Isabel y Margarita como primera y segunda en la línea de sucesión, respectivamente. Ese mismo año, con poco más de 10 años, “Lilibet” se convertía en “Su Alteza Real, la princesa Isabel de York”. A partir de entonces tuvo que recibir la formación propia de una futura heredera, aunque siempre le quedó tiempo para disfrutar de sus dos grandes pasiones: los perros y los caballos, especialmente durante sus vacaciones de verano en Escocia.

En medio de la guerra

Su adolescencia quedó marcada por la Segunda Guerra Mundial. Aunque se propuso que tanto ella como su hermana Margarita fueran evacuadas a Canadá para garantizar su seguridad, su madre se opuso porque no quería dejarlas ir solas y ella misma no quería dejar solo a su marido el rey. En lugar de esto, se trasladaron a diversas residencias reales fuera de Londres, principalmente el castillo de Windsor, en Inglaterra; y el de Balmoral, en Escocia, para evitar los bombardeos de la aviación alemana en la capital.

Matrimonio y descendencia

Otro de los récords de Isabel II es el de haber tenido el matrimonio más largo en la historia de la Corona británica: durante casi 75 años estuvo casada con Felipe, Duque de Edimburgo, hasta que este falleció en abril de 2021 a pocos meses de cumplir 100 años.

Isabel y Felipe eran primos segundos y se conocieron por primera vez en 1934. Precisamente desde ese año empezaron a hablar frecuentemente por carta e Isabel dijo haberse enamorado de él; en 1947, cuando ella tenía 21 años, se prometieron oficialmente y se casaron aquel mismo año.

De aquel enlace nacerían cuatro hijos: Carlos, príncipe de Gales, en 1948; la princesa Ana en 1950; Andrés, duque de York, en 1960; y Eduardo, conde de Wessex, en 1964. Por su parte, Felipe fue consorte real durante 69 años, el periodo más largo de la historia de la monarquía británica, y participó en los actos oficiales de la Corona hasta que su salud se lo permitió, en 2017.

Isabel se convirtió ese 1936 en la presunta heredera al trono. Sin embargo, en ese momento no la designaron heredera natural porque existía la posibilidad de que el rey y su esposa tuvieran un hijo varón y, de acuerdo a las leyes vigentes, en ese caso él se convertiría en heredero.

(Esta situación se modificó en 2011, cuando se introdujeron cambios en las leyes de sucesión que aseguran una situación de igualdad a hombres y mujeres. Esa es la razón por la que en la actual línea de sucesión el príncipe Luis, el hijo de menor de los duques de Cambridge, está en el quinto puesto por detrás de su hermana, la princesa Charlotte, que ocupa el cuarto).

La coronación de isabel II

En los últimos tiempos de reinado de Jorge VI, su salud decayó e Isabel, como heredera, empezó a sustituirle en los actos oficiales, hasta su muerte en febrero de 1952. Sin embargo, la coronación de su sucesora no tuvo lugar hasta pasado más de un año, el 2 de junio de 1953.