Cifras del Instituto Nacional de Educación para adultos indican que en Yucatán más de 600 mil pobladores presentan rezago educativo, de los cuales, 115 mil 261 son analfabetas. 

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La edad no fue una limitante para Doña Antonia, una abuela de 58 años que está aprendiendo a leer y a escribir y lo hace junto a su nieto, en la búsqueda de tener mejores oportunidades en su vida.

De nuestra Alianza Informativa Latinoamericana nos presentan el siguiente reporte

El amor por su nieto y las ganas de superarse la motivaron a cursar la primaria. A sus 58 años de edad, doña Antonia está aprendiendo a leer y  a escribir.

Para incentivar a su nieto José Luis a regresar a la escuela, decidió tomar clases a su lado, de esta manera, ambos están saliendo del analfabetismo y su vida está cambiando por completo.

Doña Antonia prepara dulces tradicionales como el mazapán, los cuales vende durante su camino rumbo a la escuela en Tekax, pueblo maya ubicado al sur de Yucatán. Con los nuevos conocimientos que ha adquirido su trabajo es mucho más sencillo.

Cifras del Instituto Nacional de Educación para adultos indican que en Yucatán más de 600 mil pobladores presentan rezago educativo, de los cuales, 115 mil 261 son analfabetas.

Históricamente las y los habitantes de comunidades indígenas son las que menor acceso tienen a la educación, sin embargo hay mayor consciencia de que nunca es tarde para aprender a leer y a escribir y así, tener mejores oportunidades en su vida