BOGOTÁ, Colombia.- Un juez de la ciudad colombiana de Medellín en el departamento de Antioquia (noroeste), condenó este viernes a cinco soldados a una pena de 20 años y un mes de prisión por el asesinato de un campesino en 2007, en un caso de ejecución extrajudicial conocido en el país como 'falsos positivos'.

La Fiscalía informó en un comunicado de que el Juzgado Primero Penal Especializado del Circuito de Antioquia avaló en esta decisión el preacuerdo entre la Fiscalía y los abogados de los militares Anderson Carvajal Álvarez, Carlos Andrés Agudelo Gómez, Juan Pablo Betancur Cano, Juan Carlos Cano Otálvaro y Héctor Darío Araque.

Según el ente acusador, estos cinco soldados que hacían parte del batallón Pedro Nel Ospina de la Cuarta Brigada del Ejército reportaron el 15 de marzo de 2007 la muerte en combate de un supuesto guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN), quien en realidad era el campesino Jorge Humberto Lotero.

La familia de la víctima, natural del municipio de Caldas, explicó a la Fiscalía que un día antes de la muerte, el jornalero fue contactado para desempeñar un trabajo en el campo a las afueras de Medellín que resultó falso.

"Los soldados aceptaron cargos por los delitos de homicidio en persona protegida y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal", agregó el comunicado de la Fiscalía, que también fijó la lectura del fallo para el 6 de febrero de 2014.

Por otro lado, el ente acusador investiga a otros nueve militares que pertenecían al Batallón Energético Vial Número 5 en Segovia, pueblo ubicado también en Antioquia, por la muerte de tres civiles de Caldas que también fueron asesinados y reportados el 16 de marzo de 2007 como rebeldes muertos en operativos.

Por estos hechos ya han sido condenados el capitán del Ejército Nacional Hanse Ejey Gómez Ruiz y el civil Luis Norberto Serna a 25 y 32 años de prisión, respectivamente.

En 2008 fueron revelados los denominados "falsos positivos", expresión que se usa en Colombia para hablar de ejecuciones extrajudiciales cometidas por uniformados contra civiles para reportar más bajas en combate y obtener beneficios a cambio.

Desde entonces, la Fiscalía ha documentado 4.716 casos de "falsos positivos" ocurridos sobre todo durante el Gobierno del presidente Álvaro Uribe (2002-2010), que involucran a miembros de las fuerzas de seguridad del Estado