El grupo fue incluido en esa lista por "su implicación en peligrosas actividades a nivel internacional que incluyen tráfico de drogas, secuestros, asesinatos, tráfico de personas, prostitución, extorsión o crimen organizado".

Nueva York.- Un líder de la pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha) en Nueva York fue sentenciado este lunes a 25 años de prisión por ordenar en marzo de 2017 el asesinato de un hombre considerado enemigo del grupo y miembro de una pandilla rival, según informaron las autoridades de Long Island, al sureste del estado.

Ramón Martínez, de 39 años, conocido como "Cruzito", y que lideraba el subgrupo Locos Salvatrucha en el condado de Nassau (Long Island), se había declarado culpable el pasado 15 de septiembre por el asesinato de Nelson Rodríguez, quien recibió un disparo en la parte posterior de la cabeza de un miembro de esa pandilla.

De acuerdo con un comunicado de la fiscal del Nassau, Anne T. Donnelly, el ahora convicto "ejerció su control sobre el grupo" para ordenar el asesinato de Rodríguez, de 39 años, y condujo un vehículo que transportaba a sus subordinados para buscarlo y asesinarlo en represalia por un asalto a un miembro de la MS-13.

Según el comunicado, localizaron a Rodríguez, quien no era miembro de la pandilla Calle 14 como ellos creían, y la orden de matarlo la recibió un pandillero que portaba un arma, Pedro Rivera, ya condenado por este caso.

Rivera salió del vehículo, comenzó a caminar hacia Rodríguez y cuando pasó a su lado se volteó y le disparó en la cabeza. Cuando la víctima cayó al suelo, este continuó disparándole en la espalda, según las autoridades.

Rivera y otro acusado, Carlos Flores, fueron juzgados por este asesinato y en octubre de 2019 recibieron una sentencia de un mínimo de 50 años de prisión hasta cadena perpetua. Otro acusado, Héctor Lazo, está pendiente de sentencia.

En octubre de 2012. el Gobierno de Estados Unidos incluyó a la Mara Salvatrucha en la lista de organizaciones criminales internacionales y fue la primera pandilla en recibir esa denominación.

El grupo fue incluido en esa lista por "su implicación en peligrosas actividades a nivel internacional que incluyen tráfico de drogas, secuestros, asesinatos, tráfico de personas, prostitución, extorsión o crimen organizado", de acuerdo con el Gobierno estadounidense.