Fuente externa.

MIAMI, Estados Unidos.- Un jurado en el sur del estado de la Florida, en Estados Unidos, sentenció este viernes a pena de muerte a un hombre hallado culpable en 2012 de matar en compañía de su hijo a su casero porque iban a ser desalojados de la vivienda, informaron fuentes judiciales.

Randy Tundidor, de 47 años, y su hijo del mismo nombre irrumpieron en 2010 en la casa del profesor universitario Joseph Morrissey en el condado Broward, al norte de Miami, y lo obligaron junto con su esposa a ir a un cajero y retirar dinero.

De regreso en la vivienda, en el sector de Plantation, ambos fueron amarrados, y luego de matar a cuchilladas a Morrissey, Tundidor quemó la vivienda. Sin embargo, la mujer y un hijo de ambos lograron escapar con vida.

El hijo de Tundidor, quien testificó en contra de su padre en el juicio, se declaró culpable de haber participado en el asesinato y fue sentenciado en 2012 a 40 años de cárcel.

Randy H. Tundidor dijo que él pensaba que solo iban a robar a la pareja, y aseguró que él le pidió a su padre que no matara a la mujer ni al hijo de 5 años de la pareja, quien dormía.

Linda Kay Morrissey, esposa de Morrissey, profesor de la Universidad Nova de Sureste, dijo durante el juicio que los Tundidor estaban enojados porque iban a ser desalojados.

De acuerdo con cifras oficiales, el estado de Florida ha ejecutado a 82 presos desde que la pena capital fue reinstaurada en 1979.