REDACCIÓN INTERNACIONAL.-El calvario que padeció Ariel Josué Martínez, un carpintero, de 43 años, culminó anoche cuando la fiscalía dio la orden al inpec de dejarlo en libertad, pues su captura con fines de extradición el pasado 18 de marzo, había sido un erro. Fueron cinco meses y 20 días privado de la libertad, por ser, supuestamente, el cabecilla de una banda dedicada al lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Responsabilizó al Gobierno y al Ejército de lo que le ocurrió.

[jwplayer mediaid="315723"]

Tras despertar de esta pesadilla, lo primero que hizo fue comunicarse con su esposa para contarle que pronto estaría con ella y con sus niñas.

Envió un nuevo mensaje al Gobierno, señalando que así como en su caso, también pueden existir otros inocentes pedidos en extradición.