A partir del 8 de noviembre, los adultos extranjeros no inmigrantes que viajen a Estados Unidos deberán estar completamente vacunados, salvo excepciones limitadas, y todos los viajeros deberán hacerse la prueba diagnóstica de COVID-19 antes de abordar un avión con destino al país.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Este lunes se dieron a conocer los nuevos detalles para permitir que los ciudadanos extranjeros vacunados contra el covid-19, viajen nuevamente a Estados Unidos a partir del 8 de noviembre, incluyendo qué vacunas se permitirán y quiénes estarán exentos de los requisitos.

El cambio relajará un grupo de prohibiciones que habían comenzado a causar furor en el extranjero y las reemplazará con requisitos más uniformes para los pasajeros aéreos internacionales entrantes. Será una buena noticia para la industria de viajes, que ha estado presionando al gobierno federal para que levante algunas de las reglas que impiden el turismo internacional, así como a las aerolíneas, los hoteles y los grupos hoteleros.

A partir del 8 de noviembre, los adultos extranjeros no inmigrantes que viajen a Estados Unidos deberán estar completamente vacunados, salvo excepciones limitadas, y todos los viajeros deberán hacerse la prueba diagnóstica de COVID-19 antes de abordar un avión con destino al país. Además se endurecerán las restricciones para los estadounidenses y extranjeros que no estén completamente vacunados.

Los menores de 18 años y personas de decenas de países con escasez de vacunas contra el COVID-19 estarán exentos de las nuevas reglas que requerirán que la mayoría de los viajeros que lleguen a Estados Unidos estén inoculados, anunció el lunes el gobierno del presidente Joe Biden.

El gobierno requerirá que las aerolíneas recopilen información de contacto de los pasajeros independientemente de si están vacunados con el fin de ayudar con el rastreo de contactos, en caso de que fuera necesario.

Otros que estarán exentos del requisito de vacunación incluyen personas que participaron en los ensayos clínicos de COVID-19, que tuvieron reacciones alérgicas graves a las vacunas o que son de un país donde las inoculaciones no están ampliamente disponibles.

La nueva política se anuncia en un momento en que el gobierno de Joe Biden se aleja de las restricciones que prohíben los viajes no esenciales desde varias decenas de países —la mayoría de los de Europa, China, Brasil, Sudáfrica, India e Irán— y en su lugar se enfoca en clasificar a las personas por el riesgo que representan para otros.