NACIONES UNIDAS.- El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió hoy para debatir un proyecto de resolución en el que se condene al régimen de Siria por la violenta represión que su Gobierno ejerce contra manifestantes civiles desde hace varios meses.

El Consejo de Seguridad, bajo la presidencia de turno de Gabón, comenzó a las 19.15 GMT sus discusiones sobre un proyecto de resolución, en el que, según el borrador del texto, "se condena la represión en Siria y se insta al Gobierno de Siria a asumir las demandas legítimas de su pueblo, liberar a todos los presos de conciencia y levantar la restricciones a la prensa".

Francia y Reino Unido, los dos con derecho de veto, respaldados por dos miembros temporales del Consejo, Alemania y Portugal, presentaron ante los 15 miembros del máximo órgano de seguridad su propuesta de condena a Damasco.

El objetivo de esa propuesta, que también cuenta con el apoyo de Estados Unidos, pero con las reticencias de China y Rusia, es aumentar la presión sobre el régimen del presidente de Siria, Bachar al Asad, para que ponga fin a la violenta represión ejercida por sus fuerzas de seguridad contra los manifestantes civiles, que ya elevan a más de mil los fallecidos.

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, calificó el martes de "inconcebible" que el Consejo no haya adoptado hasta el momento declaración de condena alguna de la represión de las fuerzas de seguridad en Siria.

"La represión no deja de agravarse ni las matanzas de aumentar. Para nosotros es inconcebible que Naciones Unidas permanezca en silencio ante tal situación", aseguró el ministro galo ante la prensa tras participar en una reunión del Consejo de Seguridad sobre la lucha contra el sida.

Los países europeos del Consejo de Seguridad ya intentaron el pasado abril sin éxito lograr una declaración de condena sobre Siria, pero entonces Rusia se opuso alegando que la situación siria no suponía una amenaza a la paz y la seguridad internacionales, y que una interferencia exterior sí podría serlo.

Los países europeos optaron entonces por trabajar sobre un proyecto de declaración y no una resolución, que es un procedimiento que requiere de la unanimidad de los 15 miembros del máximo órgano de Naciones Unidas.

China sostiene que el hecho de que el Consejo de Seguridad se involucre en el conflicto no ayudará a solucionar la situación, una opinión que comparte Rusia, cuyos representantes en la ONU han dicho en algunas ocasiones que no existen motivos para que el órgano condene al régimen de Assad.

El régimen sirio ha reprimido con violencia las protestas de manifestantes civiles que desde hace varios meses se producen en ese país y se estima la cifra de las víctimas de esa represión podría ser en torno a mil personas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha condenado en distintas ocasiones la violencia usada por las fuerzas de seguridad sirias contra la población y varios asesores del organismo internacional han tildado de "sistemática" la violencia que ejerce el régimen contra los manifestantes pacíficos