Es el tercer día consecutivo de violencia en Deir al Zur coincidiendo con el segundo aniversario del asesinato del general iraní Qasem Soleimaní a manos de Washington en Bagdad.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Las zonas de influencia de la coalición internacional liderada por Estados Unidos y de las milicias leales a Irán en la provincia oriental siria de Deir al Zur volvieron a registrar este jueves una serie de ataques, en el tercer día consecutivo de violencia, informaron diversas fuentes.

Aviones no tripulados atacaron de madrugada posiciones de los grupos armados iraníes al oeste del río Éufrates, que divide las áreas controladas por las fuerzas progubernamentales de las kurdosirias, aliadas de las tropas internacionales, informó en un comunicado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, afirmó que las milicias leales a Teherán, que apoyan militarmente a Damasco, sufrieron un número indeterminado de bajas y su infraestructura registró daños materiales a causa de la acción.

La nota no atribuye la autoría del bombardeo de drones, si bien precisa que poco antes se habían escuchado explosiones al otro lado del Éufrates, en concreto cerca de un campo petrolero en el que están presentes las tropas de la coalición internacional que lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria.

El campo de Kóniko pertenece a las Fuerzas de Siria Democrática, alianza liderada por kurdos que colabora con las tropas internacionales en su misión contra el EI.

También el director de la red de activistas locales Deir al Zur 24, Omar abu Layla, confirmó detonaciones en el área esta madrugada.

Aunque ninguna de las fuentes ha podido confirmar un ataque contra Kóniko, Deir al Zur 24 aseguró esta mañana en su cuenta de Twitter que la coalición capitaneada por Washington lanzó artillería pesada contra posiciones de las milicias leales a Irán cerca de Al Mayadín, en la misma provincia.

Este es el tercer día consecutivo de violencia en Deir al Zur coincidiendo con el segundo aniversario del asesinato del general iraní Qasem Soleimaní a manos de Washington en Bagdad, que también ha traído un estallido de la tensión en el vecino Irak.

En un inusual comunicado, el comandante de la alianza antiyihadista, el general mayor John Brennan, acusó ayer directamente a las "milicias apoyadas por Irán" de los ataques y prometió que seguirán defendiéndose ante estas amenazas.