La réplica fue reportada por el Instituto Geofísico del Perú (IGP) a las 08.00 hora local (13.00 GMT) y el epicentro estuvo 14 kilómetros al suroeste de Sullana, a 35 kilómetros de profundidad, y siguió a otras ocurridas durante la madrugada.

PERÚ.- Una nueva réplica de magnitud 3,8 se sintió este sábado en la región Piura, tras el sismo de magnitud 6,1 del día de ayer que ha dejado hasta el momento más de 700 heridos y al menos 187 viviendas afectadas en esta zona del norte de Perú.

La réplica fue reportada por el Instituto Geofísico del Perú (IGP) a las 08.00 hora local (13.00 GMT) y el epicentro estuvo 14 kilómetros al suroeste de Sullana, a 35 kilómetros de profundidad, y siguió a otras ocurridas durante la madrugada.

Sullana fue la ciudad costera más cercana al epicentro del sismo del viernes, donde el movimiento telúrico se sintió con fuerza y ha provocado daños en construcciones de todo tipo, así como en carreteras e infraestructura vial.

De acuerdo al último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), el sismo del viernes en Sullana dejó seis viviendas inhabitables, de un total de 187 afectadas; 24 personas damnificadas y 721 heridos en evaluación por personal de salud.

Además, se produjeron daños en seis locales públicos, cinco hospitales o centros de salud y en cuatro templos religiosos, incluida la iglesia principal de Sullana, que perdió parte de su cornisa exterior.

El movimiento telúrico también afectó un colegio, un centro comercial, que sufrió inundaciones por tuberías rotas, un puente, un tramo de 50 metros de carretera, canales de riego y el servicio de energía eléctrica en varios puntos de Piura.

El Centro de Operaciones de Emergencias Sectorial (COES) del Ministerio de Salud instaló una carpa para los heridos en el Hospital de Apoyo Sullana II-2 y el ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento llevó maquinaria pesada para remover escombros.

Asimismo, el servicio de agua y desagüe fue suspendido en varios sectores de Piura, Sullana, Paita, Talara y Chulucanas por el corte de energía eléctrica.

Luego del fuerte sismo, que se sintió a las 12.10 hora local (17.10 GMT) del viernes, el presidente de Perú, Pedro Castillo, abandonó el tradicional desfile militar por las fiestas de la independencia peruana y partió hacia Piura, ubicada 990 kilómetros al norte de Lima.