La Habana, Cuba.- La empresa Correos de Cuba informó hoy que decidió cancelar los envíos postales hacia EE.UU. "hasta nuevo aviso", según una nota divulgada por la televisión estatal.

La información indica que Correos de Cuba "no podrá continuar aceptando en sus Oficinas Postales ningún tipo de envío con destino a los Estados Unidos y todos aquellos que sean devueltos por ese motivo se entregarán a los remitentes en el menor tiempo posible sin costo adicional".

"Esta decisión responde a que las aerolíneas de terceros países, a través de las cuales Cuba se ve obligada a transportar el correo dirigido hacia Estados Unidos por la no existencia de intercambio de correo directo entre ambos países, han devuelto de forma íntegra la correspondencia enviada a ese país", explica la nota.

Además, añade que esas devoluciones son "resultado de las nuevas modificaciones impuestas a las medidas de seguridad por parte de las autoridades del transporte aéreo de Estados Unidos a todos los países del mundo".

La empresa cubana ofreció disculpas a sus clientes por las molestias ocasionadas, y recordó que en noviembre pasado anunció la suspensión temporal de los envíos postales con destino a Estados Unidos, con excepción de las cartas.

En aquella ocasión, se informó que hasta el 8 de diciembre de 2010 se cancelarían todos los envíos postales a Estados Unidos que tuvieran un peso superior a los 453 gramos, debido a las medidas de seguridad adoptadas por ese país ante amenazas terroristas contra su transporte aéreo.

De acuerdo con la disposición de noviembre, los cubanos solo podrían enviar a Estados Unidos mediante servicio postal correspondencia ordinaria y certificada, que no incluyera ningún tipo de objeto.

Cuba y Estados Unidos no tienen relaciones diplomáticas desde 1961 y el correo directo entre los dos países fue interrumpido en 1963, un año después de que Washington impusiera un bloqueo económico y comercial contra la isla.

Delegaciones de ambos Gobiernos se reunieron en septiembre de 2009 en La Habana y celebraron conversaciones para estudiar la reanudación del servicio directo de correos, y coincidieron entonces en darle continuidad.

La parte cubana explicó que futuras negociaciones debían tener en cuenta detalles como el transporte del correo, la seguridad postal y los métodos de pago por ese servicio, cuestiones que se complican, encarecen y demoran al tener que recurrir a terceros países para realizar los envíos postales.

Algunos medios indican que del total de paquetería y mensajes que sale desde Cuba un 25 por ciento va dirigido a Estados Unidos, donde se calcula que residen más de un millón y medio de cubanos.