En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Biden afirmó que "el régimen ortega-murillo" orquestó "una elección de pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática".

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Tras el cierre de los colegios electorales, Costa Rica anunció que no reconocerá el proceso electoral nicaragüense por la"ausencia de condiciones y garantías" requeridas en una democracia para acreditar las elecciones como transparentes, creíbles, independientes, libres, justas e inclusivas.

El presidente costarricense, Carlos Alvarado, escribió en sus redes sociales que por la "carencia de condiciones y garantías democráticas, no reconocemos las elecciones en Nicaragua. Reiteramos el llamado al gobierno nicaragüense para que de forma inmediata libere y restituya los derechos de los presos políticos".

"Asimismo, extendemos una petición a la comunidad internacional para propiciar, entre todas las partes en nicaragua, espacios de diálogo y negociación para recuperar la democracia en beneficio de su pueblo", cita el texto.

En tanto, el presidente de EE.UU., Joe Biden, calificó de "pantomima" los comicios en nicaragua y amenazó con usar "todas las herramientas diplomáticas y económicas" a su disposición para pedir responsabilidades al presidente Ortega.

En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Biden afirmó que "el régimen Ortega-Murillo" orquestó "una elección de pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática".

También los instó a tomar "inmediatamente" los pasos necesarios para "restaurar" la democracia y pidió que se libere "inmediata e incondicionalmente" a los opositores que fueron encarcelados antes de los comicios, entre ellos los aspirantes presidenciales.

Hasta que eso ocurra, avisó Biden, Washington, en coordinación con otros miembros de la comunidad internacional, "usará todas las herramientas diplomáticas y económicas" a su disposición para ayudar al pueblo de nicaragua y pedir responsabilidades a Ortega, Murillo y aquellos que "facilitan sus abusos".

Más de 4,4 millones de nicaragüenses estaban habilitados para votar el domingo con el objetivo de elegir al presidente y vicepresidente de Nicaragua, 90 diputados ante la asamblea nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.