"Julian está luchando y me temo que este mini accidente cerebrovascular podría ser el precursor de un ataque más importante. Aumenta nuestros temores sobre su capacidad para sobrevivir cuanto más se prolongue esta larga batalla legal", dijo Moris.

Redacción Internacional.- El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha sufrido un derrame cerebral en la cárcel, informa el diario The Sun. El periodista, de 50 años, se encuentra ingresado en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, Reino Unido, mientras lucha para evitar ser extraditado a Estados Unidos tras un fallo judicial.

Según los informes, Assange se quedó con el párpado derecho caído, con problemas de memoria y signos de daño neurológico después de un pequeño accidente cerebrovascular.

Tal y como cuenta The Sun, el incidente tuvo lugar el pasado mes de octubre, cuando comparecía ante los tribunales británicos a través de una videoconferencia.

Su prometida, Stella Moris, dijo que el periodista está "luchando" con el estrés de luchar contra la extradición a una prisión estadounidense. Desde el accidente cerebrovascular, Assange supuestamente se ha sometido a una resonancia magnética y está tomando medicamentos contra el accidente cerebrovascular.

"Julian está luchando y me temo que este mini accidente cerebrovascular podría ser el precursor de un ataque más importante. Aumenta nuestros temores sobre su capacidad para sobrevivir cuanto más se prolongue esta larga batalla legal", dijo Moris.

"Necesita ser resuelto con urgencia. Miren a los animales atrapados en jaulas en un zoológico. Les acorta la vida. Eso es lo que le está sucediendo a Julian. Los interminables casos judiciales son extremadamente estresantes mentalmente", añadió.