Los especialistas remarcaron que la mayoría de los esfuerzos contra los abusos sexuales a menores se centran en prevenir que los pederastas convictos por estos delitos vuelvan a reincidir.

Sídney (Australia).- Los adultos que se sientan atraídos por los niños o adolescentes en Nueva Zelanda podrán acudir a un servicio terapéutico gratuito para prevenir la comisión de abusos sexuales a menores, informaron este jueves los responsables de este programa piloto Stand Strong Walk Tall.

En un país en el que el 84 por ciento de las sentencias que se emiten cada año por pederastia recaen en personas que no estaban bajo el radar de las autoridades Strong Walk Tall permitirá que los contacten, sin necesidad de ser derivados por un médico o autoridad, por internet, teléfono o mensajes de texto, para recibir ayuda confidencial y gratuita.

"Los abusos sexuales contra los niños causan un gran daño. Sin embargo, existe una importante distinción entre la atracción y comportamiento. Hasta ahora, han sido limitadas las vías para que alguien busque ayuda si se siente angustiado por la atracción que siente y necesita apoyo terapéutico", señaló en un comunicado "Stand Strong Walk Tall" (Se fuerte, camina con firmeza).

El programa piloto pretende "mejorar el bienestar de los participantes ayudándolos a llevar una vida segura y satisfactoria, y contribuir a la prevención del abuso sexual infantil", dijo en un vídeo de presentación Sarah Christofferson, experta en prevención de abusos sexuales de la Universidad de Canterbury y colíder del proyecto, que dura un año y es financiado por el gobierno.

Los especialistas remarcaron que la mayoría de los esfuerzos contra los abusos sexuales a menores se centran en prevenir que los pederastas convictos por estos delitos vuelvan a reincidir, por lo que su enfoque se apoya en la "prehabilitación", en lugar de la rehabilitación.

Stand Strong Walk Tall sigue los pasos de otras iniciativas como la del Instituto de Psicología Forense de Barcelona, el Instituto Intress y la Fundación IRES, así como el Proyecto alemán Dunkelferd que implementaron servicios para atender a personas con ideas pedófilas y pederastas que potencialmente pueden cometer abusos para prevenirlos.