Siete de las ocho centrales terrestres tienen más de 40 años, cuando la edad media de estas infraestructuras es de treinta.

La Habana.- El Ministerio de Energía y Minas de Cuba anunció este martes que, tras casi tres semanas sin apagones en la isla, se prevé que estos vuelvan en febrero, coincidiendo con mantenimientos en centrales termoeléctricas, según informó la televisión estatal.

La coincidencia de la salida de servicio de varias centrales por mantenimientos planificados –con el fin de mejorar el servicio de cara al próximo verano– podría provocar afectaciones al suministro de electricidad, advirtió el ministro de Energía y Minas, Vicente de la O Levy.

Sin embargo, el ministro señaló que los cortes no serán "nada comparado con las 10 y 12 horas (de apagones) que hubo en octubre" pasado en casi la totalidad de los territorios cubanos.

Asimismo recordó que desde el pasado 17 de diciembre se ha servido la carga generadora demandada en el país durante las 24 horas, lo que ha significado un periodo de "0 déficit con 0 apagones".

De la O Levy hizo esa referencia durante una visita a la termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes, de la provincia central de Cienfuegos, donde conoció de los preparativos para los mantenimientos a dos de sus unidades generadoras que comenzarán el próximo 5 de enero, una por 10 días y tras la reincorporación entrará otra en reparación por 90 días.

El ministro explicó que el objetivo de las labores actuales es tener listas las unidades de Cienfuegos en mayo próximo, con 158 megavatios (MW) cada una, y tener más motores diesel en plena generación.

Desde las últimas dos semanas de diciembre y en la primer de 2023 no se han reportado interrupciones en el suministro eléctrico en la isla caribeña, una situación que responde a una mayor disponibilidad de megavatios MW, según ha indicado la empresa estatal Unión Eléctrica de Cuba (UNE).

El Gobierno cubano anunció en septiembre pasado su objetivo de reducir los apagones antes del cierre del pasado año con reparaciones y nuevas inversiones.

La crisis energética que impactó el país en meses pasados se reflejó en apagones diarios que causaron malestar social.

Las autoridades de la isla aseguran que las principales causas de los apagones son las roturas y fallos en las anticuadas plantas termoeléctricas, la falta de combustible y los mantenimientos programados.

Siete de las ocho centrales terrestres tienen más de 40 años, cuando la edad media de estas infraestructuras es de treinta.

Los apagones fueron uno de los principales motivos tras las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021, las mayores en décadas.