El broche final fue un vídeo en el que figuras como los actores estadounidenses Samuel L. Jackson y Alfre Woodard mandaron también breves mensajes de felicitación y tributo.

SUDÁFRICA.- El Dalai Lama, la viuda de Nelson Mandela, Graça Machel, y figuras como el actor estadounidense Samuel L. Jackson rindieron este jueves tributo al arzobispo emérito y premio Nobel de la Paz sudafricano Desmond Tutu en una conferencia virtual por su 90 cumpleaños.

“Mi hermano mayor espiritual, por favor, vive mucho. Te necesitamos para dar buen ejemplo al mundo", dijo el Dalai Lama, invitado de honor de la undécima edición de la Conferencia Internacional de Paz Desmond Tutu, un encuentro celebrado anualmente por el cumpleaños del arzobispo emérito que este año se tituló "Diciéndole la verdad al poder: no hay futuro sin justicia".

Entre bromas por las diferencias entre sus creencias religiosas, el Dalai Lama felicitó a este icono de la lucha contra el "apartheid" y destacó que ambos dedican sus vidas a "encontrar la paz mental" como camino para la "paz en el mundo".

"!Me alegra verle tan bien!", contestaba el propio Tutu al Dalai Lama, en un breve vídeo -su única intervención en la conferencia- en el que se veía al arzobispo emérito de Ciudad del Cabo reaccionar al mensaje del líder espiritual tibetano.

Por su parte, la activista y ex primera dama de Mozambique Graça Machel, conocida también por haber sido la última esposa de Nelson Mandela, destacó las "inmensas contribuciones a la humanidad" de su "hermano" Desmond Tutu y anunció que se desviaría ligeramente del tema de la conferencia para denunciar la "epidemia" de violencia que afrontan las mujeres y niños en Sudáfrica.

"Estamos pasando nuestros traumas a la siguiente generación. La violencia es la leche materna con la que estamos alimentando a los jóvenes. Crecen experimentando hostilidad, explotación y abuso cada día", lamentó.

Pero, sobre todo, Machel se centró en la violencia y la desigualdad que experimentan las niñas y adolescentes y llamó la atención sobre la escalada de embarazos de menores que se vio en Sudáfrica el año pasado.

Cada intervención estuvo separada por actuaciones musicales, como las del célebre coro sudafricano Soweto Gospel Choir. El panel de conferenciantes lo completaron la abogada y activista sudafricana Thuli Madonsela -que habló de temas como la lacra de la corrupción- y la que fue la primera presidenta de Irlanda, Mary Robinson, con un discurso enfocado en la crisis de la COVID-19 y del clima.

UN ICONO DE LA LUCHA POR LOS DERECHOS HUMANOS

El broche final fue un vídeo en el que figuras como los actores estadounidenses Samuel L. Jackson y Alfre Woodard mandaron también breves mensajes de felicitación y tributo.

"Agradecemos todo lo que ha hecho para hacer de este mundo un lugar más humano y más justo", expresó Jackson.

Galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1984 por su incansable lucha contra el sistema racista del apartheid, a Tutu se le considera una de las figuras clave de la historia contemporánea sudafricana.

Su trayectoria ha estado marcada por una constante defensa de los derechos humanos, algo que le llevó a desmarcarse en numerosas ocasiones de la jerarquía eclesiástica para defender abiertamente posiciones como los derechos de los homosexuales o la eutanasia.

En los últimos años se ha mantenido alejado de la vida pública debido a su avanzada edad y a los problemas de salud que arrastra desde hace años, incluido un cáncer de próstata.

Durante esta jornada decenas de personalidades, como el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, y de ciudadanos anónimos enviaron también sus felicitaciones a Tutu, tanto a través de las redes sociales como de una campaña lanzada por la Fundación Legado de Desmond y Leah Tutu (su esposa).