Tras ser arrestado, poco después de las 10:30 p.m., le mintió a la policía diciendo que no había estado en el centro de la ciudad.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Declaran culpable a un adolescente de 14 años por asesinar a una niña de 12 años tras apuñalarla en el cuello en el centro de la ciudad de Liverpool el año pasado.

El niño, cuyo nombre es omitido por razones legales, atacó a Ava White el 25 de noviembre luego de una discusión desencadenada porque él estaba filmándola en Snapchat mientras ella estaba con amigos.

Los fiscales dijeron que el niño, que estaba con otros tres adolescentes, se rió después de apuñalarla con una navaja y se escapó. Además, trató de encubrir su crimen escondiendo el arma y su abrigo. El incidente ocurrió alrededor de las 8:30 p.m. cerca de una concurrida calle comercial después de que se encendieran las luces navideñas de la ciudad inglesa.

El niño, durante las entrevistas bajo custodia, dijo que la había apuñalado en defensa propia porque temía que ella misma estuviera armada. Él negó los cargos de asesinato pero un jurado lo declaró culpable en el Tribunal de la Corona de Liverpool el martes.

El juez, Justice Yip, le dijo al niño, quien comenzó a llorar después del veredicto, que debería esperar una sentencia de cadena perpetua, aunque cuánto pasaría bajo custodia se decidirá durante la sentencia el 11 de julio.

El acusado dijo que había querido “asustarla” porque tenía miedo de que ella “saltara” sobre él. Le dijo al jurado: “Lo prometo, no fue mi intención golpearla”.

En un momento previo de la audiencia el acusado había dicho que escuchó a un miembro del grupo de Ava amenazar con apuñalar a su amigo si no borraba un video de Snapchat de ella.

Después de que Ava resultó fatalmente herida, el acusado se escapó, tiró su cuchillo y se quitó el abrigo, que luego fue encontrado en un contenedor de basura, escuchó el tribunal.

Luego fue a la casa de un amigo y, cuando su madre lo contactó porque la policía quería hablar con él, él le dijo que estaba jugando al videojuego Call of Duty.

Tras ser arrestado, poco después de las 10:30 p.m., le mintió a la policía diciendo que no había estado en el centro de la ciudad, pero en entrevistas posteriores culpó a otro niño por el apuñalamiento.

El cuchillo, que tenía una hoja de 7,5 cm de largo, fue recuperado por la policía en marzo después de que el equipo legal del acusado diera información sobre su ubicación.