La variante Delta original ha sido catalogada por la Organización Mundial de la Salud como preocupante a finales de mayo pasado. Esta sigue siendo la variante predominante a nivel mundial.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-Oficialmente se lo conoce como AY.4.2, pero de manera coloquial se la ha dado a llamar Delta Plus, un nuevo subtipo del virus del COVID 19, que en el Reino Unido representa ya el 6% de los casos que se han secuenciado genéticamente. El hecho preocupa particularmente por el aumento en el número de casos.

Los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, según sus siglas en inglés), han confirmado que este subtipo ya se ha detectado en Estados Unidos, aunque aún no hay cifras concretas acerca de cuántos casos se han encontrado, ni dónde exactamente.

Por el momento es muy pronto para saber si esta mutación es más contagiosa que la Delta (que a su vez se sabe que es considerablemente más contagiosa que el virus original), o su posible resistencia a las vacunas. Pero informes preliminares indican que podría ser entre un 10% y un 15% más contagiosa que la Delta tradicional.

La variante Delta original ha sido catalogada por la Organización Mundial de la Salud como preocupante a finales de mayo pasado. Esta sigue siendo la variante predominante a nivel mundial.

Pero la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido publicó un reporte en el que indican que se ha observado “la expansión en Inglaterra de un sub-linaje Delta recientemente designado como AY.4.2″. Esta variante incluye mutaciones de la espiga que el coronavirus utiliza para entrar en las células. Al crecer el número de casos en ese país, algunos creen que en parte podría tratarse por la aparición de esta nueva variante. La última semana se han registrado entre 40 y 50 mil casos nuevos al día.

Ahora se suma la identificación en los Estados Unidos, con un proceso de vigilancia por parte de las autoridades sanitarias federales. Si en en el país norteamericano también se registrara un aumento de los casos con la variante Delta Plus, entonces esto probablemente provocaría que la Organización Mundial de la Salud la catalogara como variante bajo investigación, para identificar si tiene cambios genéticos que afecten la transmisibilidad, la gravedad de las infecciones o el diagnóstico.

“En particular la variante AY.4.2 ha llamado la atención en los últimos días. En ocasiones hemos identificado este sub-linaje aquí en Estados Unidos pero no con un aumento de la frecuencia o la agrupación hasta el momento”, decía en rueda de prensa la doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC.

En países como Estados Unidos o Inglaterra, más de la mitad de la población ha sido inmunizada ya contra el virus. Pero con el correr de los meses, la inmunidad pareciera bajar. Por eso es probable que cada vez se den más casos de nuevos contagios.

En otros países, la situación es más grave aún. Según la organización Our World in Data, en los países más pobres del planeta, solo el 3% de la población ha sido inmunizada.

Israel y Rusia también han reportado casos de esta sub-variante, aunque no hablan de un brote aún. Europa continental no ha hecho aún declaraciones al respecto.