WASHINGTON, EE.UU.- El candidato presidencial republicano Mitt Romney ahuyenta a los votantes independientes por sus posturas "extremistas" y flaquea en estados clave como Ohio, donde se impuso por la mínima en el "supermartes" a Rick Santorum, aseguraron hoy asesores de la campaña para la reelección de Barack Obama.

Romney "no está ganando" en los estados importantes de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, sino que "atraviesa cojeando la línea de meta", comentó en una conferencia telefónica con periodistas el director de campaña de Obama, Jim Messina.

En Ohio, un estado bisagra que con su inclinación a favor de demócratas o republicanos ha decidido elecciones presidenciales en el pasado, Romney obtuvo una apretada victoria ante Santorum.

Ningún candidato republicano ha llegado a la Casa Blanca sin haber ganado en las generales en Ohio.

En el "supermartes", Romney ganó en seis de los diez estados donde hubo elecciones primarias, pero "perdió votos entre los independientes, los jóvenes y las clases medias", indicó Messina.

"Cuando tienes posiciones extremas en inmigración o contracepción, eso tiene consecuencias", dijo por su parte el principal asesor político de la Casa Blanca, David Axelrod, para quien los independientes "se están alejando de Romney" por ese motivo.

Romney ha defendido en varias ocasiones una política de mano dura contra la inmigración ilegal y en las últimas semanas ha criticado la ley con la que Obama busca que los patrones, incluida la Iglesia Católica, incluyan los anticonceptivos en la cobertura médica a sus empleados.

Paradójicamente, lo que afirman las bases más conservadoras del Partido Republicano, que se decantan por Santorum, es que Romney es demasiado "moderado" en sus planteamientos