Los enormes globos de helio estaban caracterizados de los populares Baby Yoda, Ada, protagonista de una serie de Netflix o los ya conocidos Bob Esponja y Pikachu.

Redacción Internacional.- Este año, el desfile de Acción de Gracias en Estados Unidos se ha desarrollado con normalidad después de que en 2020 se viera truncado por el covid-19.

A pesar de que la ciudad ha visto crecer su incidencia 200 casos hasta los 453,95 en el último mes, la gente ha salido a la calle para celebrar el típico desfile sin mascarillas y de manera masiva.

El desfile, que apenas ha parado desde 1924, ha sido protagonizado por 4.500 voluntarios y 4 kilómetros de asistentes -unos dos millones y medio- en la euforia por recuperar la tradición en medio de una nueva ola de covid-19 y la amenaza de la nueva variante.

Los primeros asistentes a la marcha llegaron a las 6 a.m., hora local, empezando el evento sobre las 9 de la mañana. Los enormes globos de helio estaban caracterizados de los populares Baby Yoda, Ada, protagonista de una serie de Netflix o los ya conocidos Bob Esponja y Pikachu.

Los globos que han discurrido han sido un total de 15, siendo el más alto de 22 metros.