Los bomberos, sin embargo, creen que hay dos víctimas más dentro del edificio derrumbado que están siendo localizadas.

RÍO DE JANEIRO.- Una niña pereció este jueves y por lo menos tres personas más resultaron heridas al desplomarse en Río de Janeiro un edificio residencial de cuatro pisos, aunque todavía puede haber más víctimas entre los escombros, según fuentes oficiales.

Seis equipos de bomberos y ambulancias se desplazaron hasta el periférico barrio de Rio das Pedras, localizado en la zona oeste de la capital fluminense, y trabajaban en las labores de búsqueda y rescate desde esta madrugada.

Uno de los oficiales del cuerpo de bomberos, el coronel Leandro Monteiro, declaró a los periodistas que la víctima mortal es una niña de entre 2 y 3 años. De los escombros fueron rescatadas cuatro personas y fueron trasladadas al hospital, aunque dos de ellas fueron dadas de alta horas después.

Los bomberos, sin embargo, creen que hay dos víctimas más dentro del edificio derrumbado que están siendo localizadas.

"Es un trabajo de mucha calma, mucha paciencia. Nuestros perros están ayudando bastante. Estamos lidiando con informaciones a cada momento", expresó a Monteiro la cadena Globo

De acuerdo con las declaraciones de algunos testigos, fueron escuchados fuertes ruidos sobre las 2.00 hora local (5.00 GMT) y el edificio colapsó a las 3.20 hora local (6.20 GMT).

Un incendio igualmente ha sido registrado en el local y ya fue controlado por los bomberos.

Aunque las autoridades no informaron de las causas del derrumbe, la subalcaldesa de la zona oeste de Río, Thalita Galhardo, no descartó que el predio sea una construcción irregular, como suele ocurrir con los edificios construidos en esa área.

"Desafortunadamente, las construcciones aquí no tienen legalidad y acaba sucediendo este tipo de accidentes", afirmó Galhardo en entrevista con la red Globo.

El edificio que se desplomó este jueves estaba localizado en la misma región de la comunidad de Muzema, también en la periférica región de Rio das Pedras, donde el derrumbe de dos edificios construidos de manera irregular dejó 24 muertos en abril de 2019.