El derrumbe se produjo a mediodía de ayer cuando el edificio de oficinas que se había levantado hace tres años se vino abajo parcialmente por causas aún desconocidas.

REDACCION.- La Policía iraní detuvo al alcalde y a otras autoridades de la ciudad donde ayer se derrumbó un edificio que provocó al menos 11 muertos y 32 heridos, mientras sigue la búsqueda de supervivientes.

"El actual alcalde, Hossein Hamidpour, dos exalcaldes e inspectores del proyecto de construcción del Metropol se encuentran entre los arrestados”, dijo este martes a medios estatales el fiscal de la región donde ocurrió el accidente, Sadeq Yafarí.

La fuente indicó que en total han sido detenidas 10 personas relacionadas con la construcción del edificio Metropol que se derrumbó ayer en la ciudad sureña de Abadán.

El gobernador de la provincia de Juzestan, Sadeq Jalilian, dijo hoy a la televisión estatal que el edificio tenía permiso para seis plantas y en lugar de ello se habían construido 10.

El político agregó que “el incumplimiento de las normas y reglamentos en la construcción del edificio es la razón principal del derrumbe".

El derrumbe se produjo a mediodía de ayer cuando el edificio de oficinas que se había levantado hace tres años se vino abajo parcialmente por causas aún desconocidas.

Hasta el momento se han contabilizado 11 muertos y 32 heridos.

Los trabajos de rescate aún continúan con 112 personas involucradas en estas labores, en las que se está usando maquinaria pesada para tratar de sacar a todas las personas que se cree que siguen bajo los escombros.

En las primeras horas del accidente, las autoridades afirmaron que "probablemente" había unas 80 personas en el edificio, pero más tarde dijeron que se desconoce cuántos atrapados puede haber.

"Nadie tiene cifras sobre cuántos están desaparecidos o atrapados, pero suponemos que hay varias personas en el sótano”, dijo el jefe de la Organización de Gestión de Crisis del país, Mohamad Hasan Namí.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, ordenó ayer la movilización de todos los recursos estatales en las tareas de rescate y que la ciudad de Teherán envíe a bomberos con experiencia en este tipo de desastres.

En 2017, el derrumbe de un edificio en Teherán causó 20 muertos, de ellos 16 bomberos.