Este trastorno cromosómico genético es el más frecuente, además de que también es la causa más frecuente de las discapacidades de aprendizaje en los niños.

SANTO DOMINGO.- Hoy se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down, fecha que busca generar una mayor conciencia pública sobre la cuestión y recordar la valía y todas las contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades.

Asimismo, con este día se quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

¿Qué es el Síndrome de Down?

El síndrome de Down es un trastorno genético que se produce cuando la división celular anormal produce una copia adicional total o parcial del cromosoma 21. Este cambio en el material genético adicional provoca los cambios en el desarrollo y en las características físicas relacionadas con dicho síndrome.

Este síndrome varía en gravedad de un individuo a otro ya que no todas las personas que tienen esta discapacidad intelectual son iguales. Este trastorno cromosómico genético es el más frecuente, además de que también es la causa más frecuente de las discapacidades de aprendizaje en los niños.

También puede causar otras anomalías como, por ejemplo, trastornos digestivos y cardíacos, entre otros. La intervención temprana puede mejorar mucho la calidad de vida de los niños y de los adultos que padecen este trastorno, además de que los ayuda a tener vidas completamente normales.

¿Por qué se celebra el 21 de marzo?

El 21 de marzo fue definido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Día Mundial del Síndrome de Down para simbolizar la trisomía del par 21, que es la alteración cromosómica que da origen al nombre.

La celebración de este día fue dispuesta con la finalidad de generar conciencia en la sociedad acerca de esta condición y enfatizar la inclusión social.

El Síndrome de Down es la principal causa de discapacidad intelectual y la alteración genética humana más común. Se produce de forma totalmente espontánea, sin que exista una causa aparente sobre la que se pueda actuar. Esto quiere decir que, en la mayoría de veces, no es hereditario al producirse por un error en la división celular en las primeras etapas del desarrollo del feto.