TEHERÁN, Iran.- El presidente del mayor banco de propiedad pública de Irán ha dimitido debido a las presiones recibidas por un supuesto desfalco de 2.600 millones de dólares en el que está presuntamente implicada la entidad, informó hoy la agencia local Mehr.

Según la fuente, la Fiscalía General de Irán ha anunciado que se han cursado órdenes de detención contra 22 personas en relación con el supuesto desfalco.

Mahmud Reza Javari, gobernador del Banco Melli, de propiedad estatal, ya ha renunciado al cargo y los directores de dos bancos privados, el Saderat y el Saman, podrían ser destituidos por el Banco Central de Irán en relación con este caso, según la web del Ministerio de Economía iraní.

Según la agencia Mehr, la mayor parte de los 2.600 millones de dólares desfalcados salieron del Banco Melli.