Chiu Wen-ta, ministro de Salud y Bienestar de Taiwán

TAIPEI.- Chiu Wen-ta, ministro de Salud y Bienestar de Taiwán, presentó este viernes su dimisión para asumir la responsabilidad política por el escándalo del aceite reciclado, que ha dañado la confianza del consumidor isleño.

Chiu dijo, en conferencia de prensa, el viernes por la noche, que ahora que el tema está resuelto y se han iniciado los procesos judiciales, quiere abandonar su cargo y que ha presentado su dimisión al primer ministro Jiang Yi-huah.

El ministro isleño pidió perdón al público por este escándalo del aceite extraído de residuos de cocina y de otras fuentes de calidad inferior en una fábrica no registrada y que acabó comercializándose como aceite de manteca de cerdo y vendido en toda la isla.

Más de 1.000 restaurantes, panaderías y otros negocios utilizaron sin saber su composición, el aceite o los productos hechos con él, lo que al conocerse desplomó la confianza del consumidor y afecto a las ventas.

Yeh Wen-hsiang, presidente de la empresa Chang Guann Co., que manufacturó y vendió el aceite reciclado a muchos negocios, fue acusado por los fiscales, el viernes, de violar la ley de seguridad alimentaria y de 235 cargos de fraude.

En los últimos días, el gobierno también anunció medidas para intensificar la vigilancia de la calidad de los alimentos y aumentar las penas para los infractores.

Este escándalo sigue a otro de octubre de 2013, en el que la empresa Chang Chi, fabricante del aceite marca Tatung, vendió aceite de calidad inferior como aceite de oliva y de semillas.

El aceite adulterado fue retirado de la venta, en cuanto se detectó el fraude cometido, gracias al aviso de un agricultor de la zona, y aunque, las autoridades sanitarias isleñas aseguraron que no suponía peligro apreciable para la salud, se desencadenó gran desconfianza entre los consumidores.