La renuncia de Vásquez llevará a Castillo a tener que conformar un tercer equipo de gobierno desde que asumió el cargo el 28 de julio de 2021, un tiempo en el que ha acumulado 14 bajas de ministros.

Lima.- El secretario de la Presidencia de Perú, Carlos Jaico, renunció este martes de manera irrevocable, tras denunciar que existe un "gabinete en la sombra" en el Gobierno que preside el izquierdista Pedro Castillo.

Jaico, quien asumió el cargo en noviembre del año pasado, publicó en Twitter su carta de renuncia, presentada un día después de que se produjera la dimisión de la primera ministra, Mirtha Vásquez, en medio de una crisis en el Ejecutivo tras la también renuncia del ministro del Interior, Avelino Guillén.

El ahora exfuncionario señaló que desde que asumió el cargo comprobó "la ausencia de un sistema organizado de trabajo" en el Gobierno y que advirtió "tempranamente, la nociva influencia que en sus decisiones tienen algunos asesores de gabinete y funcionarios designados, cual "gabinete en la sombra".

Remarcó que esto va "en detrimento de la gobernabilidad y estabilidad del país" y que personalmente le dijo esto al presidente Castillo, pero no tuvo "el respaldo necesario".

"Espero sinceramente que usted convoque a profesionales de valía académica, moral y solvencia profesional en el manejo del Estado. Esta es la única garantía de poder sentar bases sólidas para el bienestar de la República", indicó en su carta de renuncia.

Jaico también le dijo al gobernante que desea que "encuentre la fuerza moral para dar un giro radical a su gobierno" y confió en que su país "pueda encontrar el camino de la tranquilidad y la paz social" que necesita para afrontar "los grandes problemas" que lo aquejan. El presidente Castillo anunció el lunes que conformará un nuevo gabinete de ministros para renovar al que lideró Vásquez, quien poco después informó que renunció "ante la imposibilidad de lograr consensos en beneficio del país".

El mandatario anunció los cambios horas después de aceptar la renuncia de Guillén como ministro del Interior y de destituir al jefe de la Policía Nacional, Javier Gallardo, quienes protagonizaron un enfrentamiento durante las últimas semanas.

Guillén renunció el viernes al no sentirse respaldado por Castillo en su recomendación de destituir a Gallardo, con quien mantenía grandes desavenencias y por denuncias de corrupción al interior de la Policía Nacional.

El ahora exministro afirmó este domingo, en una entrevista publicada por el diario La República, que "esperaba que el presidente de la República respaldara a su ministro, pero prefirió guardar silencio y ponerse de perfil". Por su parte, Vásquez señaló, en su carta de renuncia, que el gobierno ha llegado "a un momento crítico" con la crisis generada en el Ministerio del Interior, que consideró parte de "un problema estructural de corrupción en diversas instancias del Estado".

Tras reafirmar su "preocupación" por la necesidad de hacer reformas profundas en el Estado, enfatizó que si estos cambios "no se suceden, menos aún en los propios entornos del Ejecutivo, no será posible avanzar".

La renuncia de Vásquez llevará a Castillo a tener que conformar un tercer equipo de gobierno desde que asumió el cargo el 28 de julio de 2021, un tiempo en el que ha acumulado 14 bajas de ministros y que han llevado a la oposición política a anunciar que presentará una acusación constitucional para destituirlo.

Incluso el liberal Partido Morado, que mantuvo cercanía con el Gobierno durante los últimos meses, aseguró este martes que si Castillo "no resuelve la crisis en este tercer Gabinete, tendrá que entender que lo mejor para el país es presentar su renuncia". Medios locales señalaron, por su parte, que Castillo tomará juramento a su nuevo gabinete de ministros durante la tarde de este martes, pero esa información aún no ha sido confirmada por fuentes oficiales.