Diputados en Brasil.

BRASILIA, Brasil.- El diputado brasileño Jean Wyllys, quien asume abiertamente su homosexualidad, dijo este martes a Efe que la decisión de la Justicia que instituye el casamiento entre personas del mismo sexo despertará una "ola conservadora" que "será derrotada", porque "el país finalmente cambió".

En Brasil sólo se contemplaba hasta ahora la figura de la unión estable de personas del mismo sexo, que en términos de derechos es equivalente a un casamiento, aunque sus miembros son considerados solteros y como tales tienen limitaciones en cuanto a herencias y otras garantías reservadas a los matrimonios heterosexuales.

No obstante, según una decisión del Consejo Nacional de Justicia (CNJ), adoptada hoy, los registros civiles serán ahora "obligados" a convertir una unión estable en un casamiento si así es solicitado, y no podrán negarse a casar a parejas de homosexuales.

El CNJ se apoyó en un fallo del Tribunal Supremo de mayo de 2011, que igualó en términos derechos la unión estable a un casamiento.

En la práctica, el CNJ legalizó por la vía judicial el casamiento entre personas del mismo sexo, lo cual, según declaró Wyllys, "es irreversible" y deberá forzar al Congreso a legislar sobre el tema.

Aunque en el Parlamento brasileño tramitan proyectos que proponen legalizar el casamiento homosexual, las presiones de varios partidos políticos conservadores y de iglesias que cuentan con representantes en el Congreso mantienen bloqueadas esas iniciativas.

"Con esta decisión del CNJ, el Congreso no tendrá otra salida que darle fuerza de ley a esa resolución", dijo Wyllys a Efe.

El legislador previó que habrá una "ofensiva conservadora" que intentará "derrumbar" lo decidido por el CNJ, pero aseguró que estará "condenada a la derrota", porque Brasil "ha demostrado que cambió".

Según dijo Wyllys, "la democracia brasileña está madurando" y no permitirá que haya "retrocesos" en una decisión "tardía pero indispensable" para igualar a todos los ciudadanos ante la ley.