EFE. Manifestantes volvieron a protestar este jueves en

diferentes zonas de Bogotá y de otras ciudades de Colombia contra la violencia

policial, aunque hasta ahora con menor intensidad que la víspera, cuando los

desórdenes dejaron diez personas muertas.


Al igual que ayer, el blanco de las protestas fueron los

Comandos de Acción Inmediata (CAI) de la Policía, que fueron atacados con

piedras y otros objetos y obligaron en algunos casos a la intervención de

unidades antimotines.


De nuevo, el principal punto de concentración fue el CAI de

Villa Luz, en el oeste de Bogotá, donde trabajaban los dos uniformados

involucrados en la muerte del abogado Javier Ordóñez, cuyo fallecimiento avivó

las protestas callejeras.


Hasta ese lugar llegaron decenas de manifestantes que

volvieron a lanzar objetos contra la instalación policial y como respuesta a

esta situación, miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) arrojaron

gases lacrimógenos para forzarlos a replegarse.


NUEVOS

ENFRENTAMIENTOS


Una de las situaciones más tensas se vivió en el barrio Zona

Franca, en la localidad de Fontibón, también en el oeste de Bogotá, donde en un

principio algunos vecinos formaron una cadena humana para evitar que atacaran

un CAI.


Sin embargo, eso no evitó que comenzaran a caer piedras y

palos contra la infraestructura y que se desatara un enfrentamiento entre los manifestantes

y el Esmad.


La situación se complicó hasta el punto de que personas

denunciaron en las redes sociales que hubo uniformados que hicieron disparos al

aire.


En el barrio Verbenal, en el norte de Bogotá, donde vivían

dos de los jóvenes asesinados en los desórdenes del miércoles, los

manifestantes llenaron de palos y objetos inflamables el CAI y le prendieron

fuego como en la noche anterior.


En Bogotá perdieron la vida ayer siete personas y tres más

murieron en desmanes en la vecina localidad de Soacha.


También hubo desmanes en otras zonas como el Portal del

Norte y el tradicional barrio 20 de Julio, en el sur de la ciudad, donde se

enfrentaron el Esmad y la turba.


Por "las condiciones de seguridad y movilidad por las

manifestaciones ajenas a la operación que se presentan a esta hora en varios

sectores de la ciudad", la Alcaldía, con el "objetivo de salvaguardar

la vida" de los habitantes de Bogotá, decidió adelantar el cierre de la

operación del sistema de autobuses Transmilenio.


PROTESTAS EN OTRAS

CIUDADES


Otra situación difícil se vivió en el barrio San Fernando de

Cali, principal ciudad del suroeste del país, donde vándalos saquearon sucursales

del BBVA y el Banco de Bogotá, y rompieron vidrios de una estación del sistema

de autobuses MIO durante enfrentamientos con la Policía.


En Medellín, los manifestantes se reunieron en el Parque de

los Deseos con el propósito de recorrer varias calles hasta llegar al Comando

de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.


Sin embargo, a mitad de camino intervino la Policía y

dispersó a la multitud, que llegó hasta su destino en pequeños grupos para

continuar con una protesta en la que fueron atacadas sedes bancarias.


En Barranquilla, un grupo protagonizó desórdenes en la Plaza

de la Paz al grito de "¿Por qué nos asesinan?".


Las escenas se repitieron en otras ciudades intermedias como

Cúcuta, que tiene el principal paso fronterizo con Venezuela; Manizales y

Pereira, ubicadas en el céntrico Eje Cafetero, e Ibagué, capital del

departamento del Tolima. EFE