En medio de la tragedia que vive Nueva York, una historia esperanzadora es protagonizada por una dominicana. Esta abuela, de 87 años y con enfermedades previas, se recupera del coronavirus y envía un mensaje a quienes aún batallan contra la enfermedad.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- En medio de la tragedia que vive Nueva York, una historia esperanzadora es protagonizada por una dominicana.

Esta abuela, de 87 años y con enfermedades previas, se recupera del coronavirus y envía un mensaje a quienes aún batallan contra la enfermedad.